MÉXICO, GIGANTE EN EL BEISBOL DEL CARIBE

0
88
Las Águilas de Mexicali celebran su triunfo contra Venezuela en la reciente Serie del Caribe.

TXT: ANTONIO RAMÍREZ ÁGUILA

 

Águilas de Mexicali, representante de México en la Serie del Caribe 2017 Serie del Caribe 2017 no pudo conseguir el bicampeonato para el beisbol tricolor ya que perdió la final ante los Criollos de Caguas, el representante de Puerto Rico, país que alcanzó su primer título desde el año 2000. Pero, aun sin haberse coronado, marcó un hito: fue la quinta final consecutiva de un equipo mexicano en el clásico caribeño de invierno.

La Serie del Caribe tiene su antecedente en una Liga Interamericana que se disputó en 1946 y en la que participaron los Sultanes de Monterrey, pero fue hasta 1950 cuando arrancó oficialmente con los campeones de Cuba, Puerto Rico, Panamá y Venezuela.

Cuando Fidel Castro llegó al poder prohibió el profesionalismo en el deporte cubano y provocó que la Serie del Caribe se suspendiera desde 1960 hasta 1969. En 1970 se reanudó con sólo tres equipos y al siguiente año, en 1971, se aprobó la entrada de México. Por razones de calendario principalmente, se determinó que el representante de nuestro país fuera el campeón invernal de la Liga del Pacífico y no el campeón de la Liga Mexicana de verano.

A lo largo de 42 años la Serie del Caribe se disputó con cuatro equipos: México, República Dominicana, Puerto Rico y Venezuela, con un formato de dos vueltas todos contra todos; el campeón era el equipo con más victorias y en caso de empate se jugaba un partido extra. A partir de 2013 se introdujo la variante de un juego final por el título entre los dos mejores equipos. Ese año, por cierto, la serie se jugó en el flamante Estadio Sonora de Hermosillo y los campeones fueron los Yaquis de Ciudad Obregón.

México conquistó su primer campeonato en 1976, representado por los Naranjeros de Hermosillo y bajo la dirección del mítico Benjamín “Cananea” Reyes. Durante el formato anterior, los equipos mexicanos ganaron en otras cinco ediciones correspondientes a los años 1986 (Águilas de Mexicali con “Cananea” Reyes), 1996 (Tomateros de Culiacán con Paquín Estrada), 2002 (de nuevo Tomateros, con Paquín Estrada) y 2011 Yaquis de Ciudad Obregón con Eddie Díaz).

En los siguientes años México ganó tres títulos más para llegar a un total de nueve.

En 2014 regresó Cuba como equipo invitado. Además de jugarse con cinco equipos, la serie cambió nuevamente de formato, se jugó a una sola vuelta con ronda semifinal y la gran final, que es el formato que hasta la fecha prevalece. En esa edición disputada en Venezuela, los Naranjeros de Hermosillo vencieron a los Indios de Mayagüez de Puerto Rico en la final. Al año siguiente, los Tomateros de Culiacán alcanzaron la final, pero cortaron la racha de éxitos de México al perder contra el equipo cubano Vegueros de Pinar del Río. En 2016, los Venados de Mazatlán se coronaron de manera invicta en el clásico caribeño ante los Tigres de Aragua de Venezuela.

Finalmente, es este 2017, la serie se jugó en Culiacán, a donde llegaron los Águilas de Mexicali como favoritos para llevarse el título, pues jugarían como locales y venían de aplastar a los Cañeros de Los Mochis en el sexto juego de la serie final de la Liga del Pacífico.

En la primera ronda Mexicali finalizó en segundo lugar con un récord de tres victorias y una derrota. En su primer partido vencieron 4-2 a los Criollos de Caguas; en el segundo derrotaron a los Tigres de Licey de la República Dominicana con pizarra de 7-2; en su tercer encuentro dieron cuenta de las Águilas de Zulia de Venezuela 5-1, y finalizaron la fase de grupos cayendo ante los Alazanes de Granma de Cuba 0-4. Ya en semifinales, volvieron a enfrentarse a la novena cubana cobrando revancha al vencerlos por pizarra de 1-0, pero en el partido definitivo cayeron ante los Criollos de Caguas por la mínima diferencia de 0-1 en un gran juego que se extendió a diez entradas.

Cinco finales consecutivas y cuatro títulos en seis años avalan a México como una potencia en el beisbol caribeño. Los gigantes tradicionales como República Dominicana han venido a la baja, mientras que los poderosos boricuas tardaron 17 años para volver a coronarse.

A la fecha, República Dominicana sigue siendo el país más ganador con 18 títulos, seguido de Puerto Rico con 15, y México todavía se encuentra muy detrás con 9 campeonatos, uno más que Cuba y dos más que Venezuela. Sin embargo, los tricolores tienen una clara tendencia al alza.

Los equipos mexicanos más ganadores son los Naranjeros de Hermosillo, Tomateros de Culiacán, Venados de Mazatlán y los Yaquis de Ciudad Obregón con dos campeonatos cada uno. Solamente Águilas de Mexicali se ha coronado una sola vez, en 1986. Curiosamente, a excepción de Matías Carillo, campeón en 2014, todos los managers ganadores han levantado el trofeo caribeño dos veces, siendo los manejadores campeones el “Cananea” Reyes con Hermosillo y Mexicali, Paquín Estrada dos veces con Culiacán, Eddie Díaz dos veces con Ciudad Obregón y Juan José Pacho dos veces con Mazatlán.

Ante tales logros alcanzados, es de esperar que México continúe con su dominio regional y que esto se traduzca en más campeonatos. También la afición tapatía espera con ansias ver a Charros en el clásico caribeño, y por qué no, albergar a este importante torneo en nuestra ciudad. Por el momento, Guadalajara estará en la mira del mundo del beisbol al recibir del 9 al 13 de marzo una sede del Clásico Mundial de Beisbol en el que participarán destacadas figuras de Grandes Ligas por el equipo azteca, entre ellas el “Titán” Adrián González y el “Chufo” Roberto Osuna.

Dejar respuesta