ECONOMÍA INFORMAL GENERA MÁS DE LA MITAD DE EMPLEOS DEL PAÍS

0
71

POR ANA KAREN GARCÍA / EL ECONOMISTA / La economía informal generó el 22.5% de la producción total nacional y el 56.7% del total de empleos durante el 2018. El comercio minorista, la construcción, las industrias manufactureras y el sector agropecuario son las principales esferas de producción bajo esquemas de informalidad.

Durante casi diez años el valor de la economía informal en el PIB se ha mantenido relativamente estable, excepto en el 2009 cuando su valor alcanzó a representar el 24.4% del producto mexicano. En los cuatro últimos años la economía informal ha representado de 22.8 a 22.5% del PIB, de acuerdo con cifras de la Medición de la Economía Informal 2018 del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

La economía informal contempla toda actividad en la que los bienes y servicios producidos y comercializados son legales pero las unidades productoras o distribuidoras no están registradas formalmente. También incluye a todas las actividades económicas que operan a partir de los recursos familiares, como los micro y pequeños negocios que no están constituidos como empresas.

La problemática de la informalidad radica en que la operación económica de todas estas unidades que no se alinean con la regulación adecuada es que al no estar registradas no contribuyen al pago de impuestos y a nivel laboral pueden incumplir con las obligaciones de una unidad económica con sus empleados.

En el 2018 el comercio minorista fue la actividad económica que generó mayor producción, el 24% de toda la economía informal se produjo en la compra y venta de mercancías. El 15.8% de la producción informal se generó en la construcción, el 13.1% en la industria de las manufacturas y el 12.3% en el sector agropecuario.

Otros rubros en los que se produjeron montos importantes bajo esquemas económicos informales fueron el comercio mayorista (7.2% de la economía informal), las actividades relacionadas con el transporte, los correos y el almacenamiento (5.6%) y los servicios relacionados con el turismo (3.5%).

En términos absolutos, en el 2018 la economía informal reportó un valor de 5 billones 310 millones de pesos. Y bajo esquemas de informalidad laboral trabajaron cerca de 31.2 millones de mexicanos de los cuales alrededor del 60% son hombres y 40% restante mujeres, de acuerdo al INEGI.

Estas cifras muestran que más de la mitad de los trabajadores mexicanos se encuentran bajo sistemas de informalidad laboral, aunque su aportación al PIB nacional apenas supera el 24%.

La informalidad también produce precarización de los empleos y mayores riesgos laborales. La mayor parte de las unidades económicas que operan bajo la informalidad no garantiza los derechos laborales a sus trabajadores, como prestaciones sociales (vacaciones, aguinaldo, reparto de utilidades), contratos formales o acceso a la seguridad social y atención médica.

Dejar respuesta