NO ES MAGIA, ES EL NUEVO MUNDO DIGITAL

TXT: REDACCIÓN / POLÍTICA

0
646
Con el Internet se acabó la privacidad, afirma el experto Humberto Gutiérrez Zamorano.

El conferencista hizo una pausa para operar su laptop. Todos sus movimientos se proyectaban en una pantalla para el público: fijó las coordenadas para ubicar el salón; obtuvo una serie de claves de dispositivos móviles que estaban ahí; seleccionó uno y, con la anuencia del dueño comenzó a describir la información que se había producido en ese dispositivo durante el día: llamadas hechas y recibidas, correos, lista de contactos, fotos y videos; se “introdujo” al móvil para enviar correos desde ahí sin que su dueño interviniera, obtuvo fotos del propio sujeto que se encontraba sentado en la butaca y subió el volumen de su laptop para que escuchara la voz del dueño del celular.

“En Internet ya no hay privacidad. Esta fue una demostración inocente y con permiso del usuario, pero imaginen ustedes el daño que se puede hacer a las personas cuando la tecnología cae en malas manos”, afirmó el MCC Humberto Gutiérrez Zamorano, quien impartió la conferencia-taller “El Ciberespacio: Un mundo de oportunidades y riesgos” al Club Secretarial de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

El especialista habló de las enormes posibilidades que aún tiene el mundo digital, explicó lo que es el “Internet de las cosas” y señaló el interés de la ONU por alcanzar el objetivo de un mundo completamente comunicado.

Así mismo, señaló los riesgos que acompañan a la expansión del mundo digital, entre ellos la exposición de datos personales y su aprovechamiento para fines ilícitos.

Recomendó utilizar la herramienta digital con responsabilidad, evitar abrir correos desconocidos, contar con sistemas antivirus, de preferencia los más comerciales porque están respaldados por marcas reconocidas, e invitó a todos los asistentes sin distinción de edades, a avanzar de forma individual en el conocimiento y uso del Internet y sus aplicaciones.

La conferencia se llevó a cabo en el aula Herman Neuberger, del edificio de Humanidades de la UAG.

Dejar respuesta