Y ENMUDECIÓ EL PALENQUE…

POR JOSÉ DE JESÚS CEDILLO CAMARENA

Facebook: PepeCedillo3

Twitter: @PepeCedillo

0
157

Surge nueva esperanza para la lucha contra la violencia animal en Jalisco. El Gobernador del Estado de Jalisco, Ingeniero Enrique Alfaro Ramírez, declaró que este 2019 podría ser el último año que se permiten las peleas de gallos en la máxima feria de la capital del estado, las Fiestas de Octubre.

Después de una visita que realizó el mandatario al museo Papirolas para inaugurar el Foro de Artes Escénicas de la Universidad de Guadalajara, en donde la temática de este año estaría dedicado a los animales, manifestó que era una verdadera vergüenza que el eje de la fiesta más importante de nuestra ciudad, fueran las peleas de gallos, por lo que declaró entre aplausos que propondrá que ya no sea incluida en su organización para el próximo año. Además, puntualizó que antes de que termine el año, dejarán de circular las calandrias arrastradas por caballos en el municipio de Guadalajara.

Por supuesto, de inmediato diversas fuerzas políticas y asociaciones civiles pro animalistas expresaron su beneplácito de que se incluya en la agenda de políticas públicas estatales el cuidado y protección a los animales y piden, además, que a la propuesta del Gobernador se sumen otros temas, como la tauromaquia.

En el municipio de Zapopan en la administración 2015-2018, a cargo del hoy reelecto presidente municipal Pablo Lemus, se intentó prohibir las corridas de toros, pero finalmente congelaron el tema a pesar del dictamen ya aprobado por unanimidad en comisiones y sustentado por encuestas hechas a la población de la ex villa maicera, donde una gran mayoría de aproximadamente el 90% de los zapopanos aprobaban la declaratoria del municipio como “antitaurino” y aún con ello no se logró concretar.

En el municipio de Guadalajara ya se ha avanzado en el tema de las calandrias aun con la inconformidad y manifestaciones públicas de muchos de sus propietarios que argumentan que los caballos están bien cuidados y no se les expone a trabajos excesivos. Sin embargo, la muerte y desmayos de dichos equinos en plena vía pública detonó la molestia de la ciudadanía, propiciando que se incentivara una política pública municipal en este sentido, por lo que se inició un proceso de cambio de las calandrias arrastradas por caballos por calandrias con motores eléctricos, lo cual también evita la contaminación atmosférica por emisión de gases de motores de combustión y se respetó el diseño tradicional de las calandrias. Se espera, según lo dicho por Alfaro Ramírez, que dicho proceso culmine en este año.

Uno de los avances más importantes en materia animalista se dio con la prohibición de los espectáculos circenses con animales, en donde se sacaba de su hábitat a animales silvestres para someterlos a rutinas forzosas, la mayoría de estas mediante la violencia, para presentar actos públicos y lucrar a costa del sufrimiento y maltrato de dichos animales, cuestión que en Jalisco ya quedó prohibido.

Sin duda se ha logrado concientizar a la ciudadanía en materia de cuidado y protección animal, y con la fuerza de las redes sociales las nuevas generaciones traen otro nivel de sensibilización al respecto. Tarde o temprano, dichos espectáculos tendrán que evolucionar a otro tipo de formatos que no tengan como premisa el maltrato y muerte de animales, tal y como lo han hecho los circos.

Sin duda la declaración del Gobernador levantará polémica por las repercusiones económicas y socioculturales que de ella se desprenden, no sólo en la capital del Estado, sino al interior, donde las peleas de gallos forman parte esencial de las fiestas patronales. Sin duda habrá jaloneo político por parte de los empresarios, criadores de gallos de pelea y aficionados a este entretenimiento, por lo que aún no se puede cantar victoria. Ya veremos si la propuesta del Gobernador se concreta o queda sólo en el discurso.

Dejar respuesta