¿SÍ AL TPP-11?

SARCASMOS... GUILLERMO FÁRBER

GFARBER1948@GMAIL.COM

HTTP://WWW.FARBERISMOS.COM.MX/WEB/

0
232

¿Te acuerdas de este viejo disco de Juan Verdaguer (1966)? Lo tenían mis papás en Mahatlán y supongo que lo ponían durante las cenas con su círculo de amigos “adultos”. Eran chistes “atrevidos” o “pícaros” que pasarían hoy por ingenuos y blancos en los actuales blogs de internet.

Wikipedia: “Juan Francisco Verdaguer, 1915-2001, humorista y actor uruguayo nacionalizado argentino. En sus inicios era equilibrista y su número consistía en permanecer en el último travesaño de una escalera de hoja única de cinco metros de largo: ‘Para hacer esta prueba no debo comer. Y para poder comer debo hacer esta prueba’. Completaba el acto tocando su violín: ‘El violín me salvó de muchísimas situaciones porque al principio tenía que empeñarlo seguido. Tantas veces que el hijo del prestamista tocaba mejor que yo’“.

 

TTP-11

Importante advertencia de mi amigo Arnulfo R. Gómez, experto de toda la vida en comercio exterior: “Nuestros funcionarios y teóricos del comercio exterior insisten en la ratificación del TPP-11, lo cual resulta increíble cuando no existen condiciones para que la planta productiva nacional trabaje en niveles de competitividad debido a las enormes deficiencias que muestra el marco sistémico en nuestro país, situación que no permitirá enfrentar adecuadamente a ninguno de los futuros socios de México en dicho acuerdo. Especial referencia hay que hacer a la pésima calidad de las instituciones públicas y la confianza en las autoridades mexicanas, más la pesada tramitología que tiene que padecer la planta productiva nacional.

“La misma propuesta de firmar y ratificar el TPP-11 es una muestra más que evidente de la deficiencia de nuestras instituciones. La estrategia propuesta por el liberalismo dogmático basada en el axioma de que la mejor política industrial es la que no existe, y de firmar TLC’s compulsivamente, nos ha salido muy cara: en el periodo 1993-2017, pasamos de un déficit con 29 países por 11 mil 894 millones de dólares, a 36 países y un déficit de 54 mil 701 millones de dólares en 2017. Para el periodo 1993/2017, el déficit acumulado fue de 784 mil 620 millones de dólares con 40 países”.

 

OLIMPIADA 1936

O de cómo los certámenes deportivos internacionales siempre han sido rehenes de los intereses políticos (el Mundial de futbol en Rusia del próximo junio no es la excepción, por supuesto, como se ve en la ventana de vulnerabilidad geopolítica que sufre el zar Putin hasta el 16 de julio).

Wikipedia: “La primera intención de boicot a los Juegos fue por parte del equipo de los Estados Unidos, pero finalmente optaron por participar. España boicoteó estos Juegos y no participó. Había organizado como alternativa la Olimpiada Popular en Barcelona, pero fue suspendida por comenzar la Guerra Civil el día anterior a la inauguración. Uno de los atletas más populares de esos Juegos fue JesseOwens, ganador de las pruebas de 100m, 200m, 4×100m y salto de longitud. En este hito se afirma que Hitler rehusó dar la mano a Owens. La verdad es que Hitler sólo felicitó personalmente a los dos primeros ganadores de los Juegos, y no repitió las felicitaciones con nadie más.

“El propio JesseOwens afirma en sus memorias que recibió una felicitación oficial por escrito del Gobierno alemán, y que sin embargo el presidente Franklin Delano Roosevelt no invitó al atleta a las celebraciones en la Casa Blanca, puesto que estaba inmerso en las elecciones y necesitaba el voto del sur estadunidense fuertemente racista.

“Otra leyenda urbana es que los Juegos fueron un momento de humillación para el régimen nazi porque algunos atletas negros consiguieron un gran número de medallas. En realidad, la competencia no constituyó una humillación para la Alemania nazi, ya que el país anfitrión logró recoger más medallas que los demás países y Hitler se mostró satisfecho con el resultado”.

O sea, el racista fue el demócrata Roosevelt y no el nazi Hitler, al revés de lo que gustan repetir como pericos los híper ignorantes liberals gringos.

Compartir
Artículo anteriorCUARTO PODER
Artículo siguienteEL AVIÓN PRESIDENCIAL

Dejar respuesta