SEGURIDAD, UN CLAMOR GENERAL

POR GONZALO LEAÑO REYES

0
32

A punto de cumplir un año de su Gobierno, el gran tema pendiente del presidente Andrés Manuel López Obrador es la seguridad pública. No quiere decir que éste sea el único problema, también existe inquietud en materia económica debido a la falta de crecimiento, pero la parte más sensible y que afecta a todas las demás, es sin lugar a dudas la inseguridad a que están expuestos los ciudadanos, tanto en las ciudades como en el medio rural.

Los hechos de violencia ocurridos recientemente –el caso de Culiacán y el de la familia LeBarón—han ocupado los principales espacios de reflexión en los medios, los cuales señalan e insisten en la imperiosa necesidad de ponerle fin a este grave problema, que ciertamente no nació en este sexenio, pero sí le corresponde a este Gobierno resolverlo o por lo menos reducirlo a su mínima expresión.

Los dos casos antes mencionados (Culiacán y la familia LeBarón) atrajeron de manera extraordinaria la atención pública, pero prácticamente todos los días y por todo el territorio se informa de múltiples delitos cometidos por bandas, pandillas o delincuentes individuales que afectan a las personas inocentes en sus bienes, en sus familias y hasta en sus propias vidas. En algunos lugares, el solo hecho de salir a la calle equivale a ponerse en riesgo de sufrir un daño a causa del crimen y la delincuencia.

El Congreso de la Unión y los gobiernos de los estados dieron todo su apoyo a la convocatoria presidencial de crear y reformar leyes para mejorar la seguridad pública, así como para la formación de la Guardia Nacional, pero lamentablemente los buenos resultados aún no alcanzan a apreciarse con claridad y contundencia.

A nivel local, en el caso de nuestro estado de Jalisco, también se ha dado todo el apoyo a la instalación de medidas tendientes a mejorar la seguridad pública, como es el caso de la creación de la Policía Intermunicipal de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Es por ello la exigencia, por parte de la sociedad, de que haya resultados tangibles en el combate a la inseguridad pública. Mejorar en este indicador dará tranquilidad a los ciudadanos y favorecerá el clima para la inversión, para la creación de empresas y para que haya nuevos empleos.

De poco o nada serviría avanzar en otros rubros si la inseguridad, que afecta a todos, sigue campeando en México. Es urgente resolver éste, que es el gran pendiente del nuevo Gobierno.

Dejar respuesta