SE VISLUMBRA PANORAMA ECONÓMICO MUY POSITIVO

GONZALO LEAÑO REYES

0
78

Ya caminamos más de un tercio del año 2017 que arrancó con negros nubarrones en el horizonte económico y político de nuestro país, pero sin duda la situación es muy diferente a lo que veíamos en diciembre del 2016, en enero y febrero de este año, cuando aún retumbaban los anuncios del nuevo Presidente de Estados Unidos sobre la probable cancelación del TLCAN y el reforzamiento de las medidas antimigratorias.

No era sólo el ambiente exterior lo que preocupaba a México. Estaba calientito el aumento al precio de las gasolinas y otros energéticos, lo que provocó un gran descontento social e impactó fuertemente en los índices de inflación y en el tipo de cambio de nuestra moneda frente al dólar.

Los augurios para el resto del año eran catastrofistas. Afortunadamente, estamos en mayo y la presión social originada por los problemas, en lugar de crecer, ha disminuido significativamente. El futuro, a pesar de su complejidad, se advierte positivo. Se estima que la economía crecerá este año por lo menos en 2 por ciento, lo que es una buena noticia si tomamos en cuenta el contexto internacional y los pronósticos de enero que proyectaban un crecimiento cero. La encuesta más reciente de Citibanamexproyecta un crecimiento del 1.8%, en tanto que algunas instituciones lo ubican arriba del dos por ciento (Barclays, 2.3% y Santander 2.2%). Crecer en tiempos de crisis es oxígeno puro para la economía.

La otra buena noticia viene de las remesas, pues contrario a lo que se temía por los anuncios de la nueva administración norteamericana, registraron durante marzo pasado una suma de 2,520 millones de dólares, el mayor flujo por este concepto en los últimos once años de acuerdo al Banco de México. Dicha cantidad es mayor en 15% a la de marzo de 2016, y además hay un plus para las familias mexicanas que reciben remesas, ya que, debido al tipo cambiario, obtienen más pesos por cada dólar que les envían. De acuerdo a la calificadora Goldman Sachs, las 1.4 millones de familias mexicanas que reciben remesas se beneficiaron 19.5% más con respecto al mismo mes del año pasado. Dicho en otras palabras, los 2,520 millones de dólares recibidos en remesas, representaron para sus beneficiarios la formidable suma de 48,900 millones de pesos.

El precio internacional del petróleo también se ha recuperado y ello permite mantener en alto nivel las reservas internacionales, que al 28 de abril sumaban 175 mil 10 millones de dólares. Sorprendentemente, la exportación de vehículos creció 16.1% en abril respecto al mismo mes del año pasado, de acuerdo a la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

La inversión extranjera no se ha detenido, mucho menos el turismo. Estamos pues, ante un primer trimestre positivo en materia económica lo cual debe generar confianza para alentar la inversión y el consumo interno.

México vislumbra un panorama económico muy positivo. Esperemos que la tendencia se sostenga a lo largo de año y que la efervescencia política que ya está presente, tanto por la inminencia de las elecciones del próximo 4 de junio en el Estado de México, Nayarit, Coahuila y Veracruz, como por la carrera presidencial rumbo al 2018, no contamine el terreno de la economía.

Ciertamente, los riesgos no han desaparecido; ahí viene la renegociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá. Pero, por lo pronto, México está haciendo muy bien su tarea.

Dejar respuesta