RETOS DEL PERIODISMO EN LA DÉCADA QUE INICIA

POR GONZALO LEAÑO REYES

0
31

El periodismo es una actividad que no tiene fecha de caducidad ya que su misión es permanente y la cumple desde hace siglos. Es verdad que, actualmente, algunos medios tradicionales pasan por situaciones de apuro o, de plano, por crisis severas, pero al mismo tiempo se producen reacomodos que los mantienen vivos y en desarrollo. El periodismo, independientemente de la evolución que ocurre en los medios, no puede dejar de existir porque es el conducto por el cual los individuos y la sociedad satisfacen la necesidad primaria de mantenerse informados. Así pues, ya sea utilizando hojas de papel impreso o pantallas de dispositivos digitales, la información seguirá fluyendo de los periodistas hacia la sociedad por tiempo indefinido.

Los cambios en este campo suceden a gran velocidad, por lo cual los periodistas deben adaptarse de forma continua. Y además deben estar preparados para vencer los obstáculos que se presentan en el camino.

Al comenzar la tercera década del siglo XXI, expertos consideran que el periodismo enfrenta tres grandes retos: Hacer prevalecer la verdad sobre las fakenews, ese mal social que cada vez se difunde con mayor frecuencia; fortalecer los medios de comunicación para que continúen siendo instrumentos generadores y difusores de información confiable y trascendente, y establecer un ambiente de plena seguridad para el ejercicio profesional de los periodistas, especialmente en los países donde trabajan bajo una permanente amenaza a su seguridad.

En este sentido se expresó el presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Christopher Barnes, también director general del periódico TheGleaner, de Kingston, Jamaica, en su mensaje de año nuevo.

Comenzó por reconocer el gran impacto que en los últimos años tuvo la difusión de noticias falsas a través de las redes sociales y otros medios de comunicación en los procesos políticos, sociales y electorales. “Aunque esto ha venido ocurriendo en forma inadvertida, en tiempos recientes se ha hecho con la intención de causar daño y moldear sin sustento la opinión pública en apoyo de agendas a menudo siniestras. Esto tiene el efecto de eclipsar y socavar el importante papel del periodismo en informar la verdad”.

También afirmó que la era digital con sus extraordinarios avances en la comunicación continúa desafiando los modelos de negocio tradicionales. “Aunque lamentablemente algunos medios, tradicionales y nativos digitales, tuvieron que cerrar, otros siguen barajando distintos modelos de negocio para competir por las audiencias sin tener que rebajar la calidad de sus contenidos ni la cantidad de periodistas”.

Finalmente, se refirió al asedio que ha estado sufriendo la prensa en Latinoamérica, México incluido.

Arranca una nueva década abundante en desafíos y el periodismo no escapa a ellos, por lo que deberá redoblar sus esfuerzos para mantenerse como voz de la sociedad y defensor de la libertad y la democracia.

Dejar respuesta