¿Quiénes son los culpables?

SALVADOR ECHEAGARAY

0
83

Sin duda la mayoría de los gobiernos en México tienen que empezar con un espectacular golpe de timón. El de Salinas de Gortari se inauguró con la detención de “La Quina”; el de Zedillo, con la de Raúl Salinas, el “hermano incómodo”; el de Peña Nieto, con Elba Esther Gordillo.

No podía quedarse atrás el nuevo gobierno, máxime, si es el de la Cuarta Transformación. Así que, el combate al huachicoleo (robo de gasolina para su comercialización), es parte de esos golpes sexenales.

Sin embargo, a pesar de las movilizaciones del Ejército para detener a los culpables; de monitoreos de redes de tráfico, supervisión de empleados de Pemex en refinerías y otras acciones, parece más bien que los culpables somos el pueblo de México. ¡Cómo hemos padecido las consecuencias de estas acciones! Largas filas (en el caso del que esto escribe van dos veces que espera hora y media y ni así ha podido llenar el tanque). Hay muchas historias más.

Antes de seguir escribiendo, le comento lo que me dijo una persona de la institución donde laboro, que hizo fila dos horas y cuando estaba cerca de llegar se terminó la gasolina. Otra persona narró que hubo un pleito a golpes por la desesperación de llegar.

Un amigo de un grupo de WhatsApp que vive en Irapuato dice que allá “hasta 40 horas de fila en algunos casos (se me hace exagerado) y los más afortunados de seis a nueve horas”. Imagínense eso, de volverse loco.

En lo que sí coincidimos muchos de los usuarios es que está bien combatir el robo de gasolina, pero la estrategia falló, pues en lugar de beneficiarnos estamos siendo perjudicados. ¿Cómo nos piden que aguantemos, que seamos pacientes si tenemos que transportarnos para llevar a los niños a la escuela, para ir por ellos, para ir a trabajar, etcétera?

Además, si la mayoría de los alimentos que consumimos tienen que ser transportados y la gasolina es escasa, ¿qué va a pasar? Pues, que pronto habrá desabasto de alimentos. No se necesita ser un genio para darnos cuenta. Sin embargo, en redes sociales he leído varios comentarios en el siguiente tono: “A mí no me afecta que no haya gasolina porque no tengo carro”… bueno, cuando no tengas qué comer, a ver si no te perjudica.

Además, las actividades productivas; de continuar esto, van a disminuir y consecuentemente se afectará la economía.

El otro asunto de este combate al huachicoleo, es saber quiénes son los culpables. Parecen ser extraterrestres que vienen y roban. Esperamos que pronto se den nombres y que, por favor, no los vayan a perdonar.

Compartir
Artículo anteriorAbrazos, no balazos
Artículo siguienteEZLN hace 25 años

Dejar respuesta