PONIATOWSKA ADMITE SER FIFÍ

POR RUBÉN ÍÑIGUEZ

0
47

Las declaraciones de la condecorada y premiada amiga del presidente Andrés Manuel López Obrador, la escritora Elena Poniatowska, deben hacerlo reflexionar sobre el error de polarizar a la nación mexicana dividiéndonos en chairos y fifís.

Esa artificial división, fomentada en el discurso presidencial ha sido cuestionada por la escritora que, pese a su intachable historial al servicio de las causas de la izquierda, ha censurado el estilo de su “amigo” el presidente.

Elena Poniatowska sin duda ha sido por muchos años burguesa y fifí, y quien además ha encontrado hasta ascendencia real en la corona de Polonia de donde viene su apellido. Su opinión ha sido incómoda para AMLO, esto podría representar dejar de ser su aliada, porque el presidente no acepta ninguna crítica adversa, pues sus palabras han sido muy sensatas diciendo que lo único que se ha logrado en su año de gobierno, es dividir a los mexicanos.

Previamente la rebelión de la escritora consistió en decir que Evo Morales era un dictador, al considerar que 14 años sucesivos de gobierno no le bastaron para ejercer el poder. La escritora dijo también que la ambición desmedida de estar tantos años en el gobierno logra enfermar a las personas. Señaló que el caso del expresidente boliviano era un ejemplo claro de ello y que ahora desde México intentaba regresar a la escena política de su país, fomentando la desestabilización contra la resistencia ciudadana que lo depuso.

López Obrador realizó el rescate de su asilado político en una solidaridad que muchos se explican por la existencia del Pacto de Sao Paulo, entre las izquierdas socialistas latinoamericanas en su versión del siglo XXI.

Elena Poniatowska se suma al escenario de conflictos del presidente, a la escalada de críticas por la descarada imposición de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, violando las normas y pautas de la sociedad para escoger a su dirigente. “Comienza una era de Piedra”.

Adicionalmente, vuelve el huachicol con un incremento de más del 318% a cuestionar las ideas de tolerancia y filantropía de AMLO que liberará a tres mil o más delincuentes de poca monta, sin cerciorarse si se han readaptado a la sociedad.

El hecho que la compañera de viaje, que admitió en la FIL que le consiguió votos acompañándolo en sus giras, la prestigiada Elena Poniatowska arriesgó el quedar fuera del nicho de veneración del populismo, por decirle verdades al iluminado tropical. Ahora, volverá a sentir el peso de los ataques en las redes sociales, de los bots y de los chairos, incapaces de comprender el realismo de la postura de la escritora.

Elena Poniatowska, a decir verdad, arriesgó el incienso que recibía en las alturas del poder de AMLO en Palacio Nacional, al agregar que es tan desgastante aparecer día tras día en las conferencias de prensa mañaneras, y sugerirle al líder un máximo de dos por semana.

Elena acaba de pasar a la lista de autores prohibidos y perseguidos. Al presentar su obra “El amante polaco”, la más reciente, no dudó en disentir mostrando aún potencia e integridad mental y ética, de una figura consagrada por las letras y por ser parte del primer círculo político del país, durante más de treinta años.

Definitivo rompimiento porque el Presidente será el primero en no comprender el significado del mensaje de Poniatowska que debe devolver el amor que le ofreció la sociedad mexicana, sin dividirla.

Twitter: @rubengdl / Instagrama: ruben_iniguez01

Dejar respuesta