PERIODISMO EN CRISIS

DEL EDITOR… ALFREDO ARNOLD MORALES

0
15

Con el título de “Periodismo en crisis” no me refiero a lo que hemos venido escuchando desde hace 30 años: la muerte anunciada de los periódicos impresos. Eso no va a pasar (o quizá ya no me toque verlo), pero lo que sí está ocurriendo es el deterioro del periodismo en nuestra ciudad, aquí mismito, en Guadalajara.

No es un fenómeno generalizado. Esto no ocurre en otras ciudades, por ejemplo, en Querétaro, Pachuca, Mazatlán, San Luis Potosí… menos en la Ciudad de México. Tampoco debemos echarle la culpa al Internet ya que las revistas, los libros, el cine, la radio y muchos periódicos en México y el mundo crecen “con, sin o a pesar del Internet”, diría el Maquío.

Hace no muchos años, los tapatíos teníamos que comprar el periódico temprano porque a la una de la tarde ya se había terminado. Hoy, me da rabia y tristeza ver periódicos nuevecitos, todavía enrollados y sujetos con liga, tirados en la banqueta. Repito, eso ocurre aquí en la culta Guadalajara.

Los resultados del Premio Jalisco de Periodismo(PJP) 2017ejemplifican esa la incuestionable realidad: declararon desierta la categoría de crónica; se recibieron 17 miserables entrevistas,a pesar de los casi mil profesionales que presumimos ejercer el periodismo en la ciudad, y sólo 20 trabajos estudiantiles, de entre miles de universitarios que cursan licenciaturas y posgrados vinculados al periodismo. Y de calidad, mejor ni hablamos (reconozco que hay honrosas excepciones).

Ciertamente, el PJP no está siendo eficaz en su misión de estimular el periodismo jalisciense, pero también el desinterés de los profesionales y los estudiantes es palpable.

Habrá quien piense que con el periodismo digital sería más que suficiente para que nuestra sociedad esté debidamente informada. ¡Craso error!, y menos en estos tiempos en que las mentiras fluyen alegremente en las redes sociales y se confunden con los hechos verdaderos.

Es inadmisible que tengamos una de las mejores ferias del libro del mundo y, en cambio, dejemos los periódicos tirados en la calle.

Soy un convencido de que el periodismo impreso no está destinado a morir. Lo que no estoy seguro, es si los periodistas queremos o no, mantenerlo vivo.

Compartir
Artículo anteriorBAÑOS UNISEX
Artículo siguienteLA APUESTA ES POR LA ESTABILIDAD ECONÓMICA

Dejar respuesta