PEMEX ESTÁ MUERTO

POR RUBÉN ÍÑIGUEZ

0
54

El experto en petróleo, Gonzalo Monroy, afirmó en la revista “Siempre” (edición 3488), que Pemex había muerto. Sin duda tiene razón, aunque quizá la propia paraestatal ni siquiera se ha dado cuenta, pues sigue caminando como zombie. Por su parte, Banxico a pesar de sus medidas de rescate, declaró que Petróleos Mexicanos está en agonía debido a sus problemas financieros y lo sucedido en la caída del precio del crudo en lo que se le conoce como “lunes negro”.

A decir verdad, su certificado de defunción fueron las bajas de las calificadoras financieras Finch y Moody´s, que degradaron la calidad de los documentos financieros expuestos por Pemex al nivel de basura. Colocar ese tipo de bonos, representará tener que hacer mayores desembolsos financieros para hacerlos atractivos a los especuladores.

Pese a la crisis económica previa al “lunes negro”, AMLO insistió en que la refinería sigue sin detenerse, sin considerar la debacle financiera, agravada por la epidemia del COVID-19. Pero su opinión tropezaría horas después sin que sus expertos petroleros lo hubieran advertido y sin que reaccionara en forma saludable a un problema mundial.

Pemex para este día, perdía dinero a una velocidad sin precedente, cada dos horas, el mundo se sacudía hasta perder un 300% por ciento el valor del barril de crudo. El problema es que no todos asumen la responsabilidad que esto implica, y en ello es omiso el presidente López Obrador porque Banxico si reaccionó ante la catástrofe, Sin embargo, Andrés Manuel sólo se limitó a decir, al día siguiente en su mañanera que ya los sabía, que se esperaba la crisis del neoliberalismo.

Por su parte, la senadora del PRI Vanessa Rubio, dijo que un país que debe un 50% de su Producto Interno Bruto (PIB), además de un nulo crecimiento, no podrá generar empleos ni superará la crisis, el aferrarse a mantener los proyectos más costosos de la Cuarta Transformación, como es la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya o el aeropuerto “Felipe Ángeles”, crecerá la falta de ingreso fiscal y habrá más desempleo.

El Banco de México, ante la depreciación del peso y que Pemex ya no es considerado como una inversión redituable, recortó la tasa de interés 50 puntos, para situarla en un nivel de 6%. Así mismo, intentó fortalecer los canales de crédito, haciéndolos más baratos para darle liquidez al sistema financiero mexicano al que inyectó recursos por 750 mil millones de pesos, recursos que equivalen al 3.3% del PIB.

La paralización de las refinerías en el mundo, aunque no en México, va a ser un hecho, al menos disminuirán sus inversiones a niveles muy bajos. Con esto se selló la suerte de Pemex, que con el respirador artificial de la Cuarta Transformación estaba manteniéndose pese a su disminución productiva de 8% y a pesar de las fuertes inyecciones de capital, de 65,000 millones de pesos que obstinadamente se hacen en nombre del rescate petrolero, pese a las cifras rojas que la paraestatal no deja de generar.

En la columna “Templo Mayor” que se publica en el diario Reforma, se afirma que “lunes negro” pudo ser dirigido contra México, por la fricción que se desató con el príncipe saudita Mohammed Bin Salman que tiene el poder de dirigir la política petrolera de Arabia Saudita. A pesar de ello, Rocío Nahle, secretaria de Energía, difundió a los medios de nuestro país la excelente intervención de México, pues afirmaba que hasta había recibido aplausos y beneplácitos por la negociación. Sin embargo, hace unos días, circuló un video a través de las redes sociales, el evidente disgusto árabe por la postura de no restringir la producción petrolera mexicana. “El lunes negro” pudo ser una forma de represalia para ahogar a Pemex, ya que Nahle se dio el lujo de exasperar al alma de la OPEP, siendo evidente que no esperaban esa postura de México.

Por otra parte, los enormes depósitos de petróleo existentes en México dañan el medio ambiente y la corteza terrestre, consumiendo millones de litros de agua que se contamina en el subsuelo. No es tiempo de refinar ni de extraer crudo.

En lugar de mutar a la generación de nuevas energías limpias, sol, aire, agua, que no están en la mira del Gobierno, como tampoco incluir al sector privado nacional o extranjero en el asunto, todo se carga a la paraestatal, que es soportada por la economía mexicana como aval, pese a que los pronósticos del Bank of Americaya estiman una caída del 8% del PIB, que se veía muy extremo, pero hoy parece tan cercano, real y lógico.

Sólo Banxico tuvo la sensatez con respaldo técnico y oportuno, de tomar medidas ante la caída del peso, “El lunes negro” fue realmente catastrófico y se suma a la crisis económica que ya pesa sobre México. El precio de mezcla mexicana cayó a menos 2.35 dólares por barril, que equivale a cientos de millones de pesos perdidos en ingresos para el país.

La era del petróleo se acerca a su final, coexistiendo con otras formas. Es un muerto viviente, caro y apestoso, que en México camina porque el Presidente lo estima como cuando era palanca del desarrollo. Estamos en un umbral de un mundo nuevo sustentable, y debemos basarnos en otros sectores para avanzar. Pemex no justifica su oneroso existir.

Dejar respuesta