PEDRO INFANTE EN EL AÑO 2020

POR IGNACIO BONILLA ARROYO

0
21

¿Por qué producir para teatro la vida de Pedro Infante, en el año 2020?

Los mexicanos vivimos tiempos en que la acelerada globalización nos induce a hablar en inglés, a incorporar a nuestro lenguaje cotidiano anglicismos en todas las actividades profesionales. Comemos platillos europeos, chinos o norteamericanos, cantamos y bailamos músicas y danzas de otros países. Las calles de nuestras ciudades están llenas de tiendas y marcas con franquicias transnacionales. Si seguimos a este paso, los hábitos culturales de los mexicanos se irán extinguiendo poco a poco, hasta ser borrados del mapa.

Es tiempo de revalorar las culturas locales, los modos de ser y los sueños que nos han dado patria, que nos han forjado identidades mexicanas que nos distinguen de otras regiones del mundo.

La obra teatral “No te vayas, Pedro” es mexicanísima; porque Pedro Infante es una síntesis-retrato de la cultura popular nacional. Lo recordamos como carpintero, boxeador, agente vial, mecánico, cantante y actor, con un gran carisma y generosidad. Nació en 1917 y aún se conserva en el siglo XXI como ídolo de los mexicanos, está presente en el imaginario colectivo.

Por ello, en estos tiempos del México convulso en que vivimos, “No te vayas, Pedro” es un regalo muy grato para el alma de los mexicanos. Nos divertirá y nos hará sonreír, a lo mejor nos provoca una lágrima recordando sus canciones. Nos emocionará, porque habrá de retratar en una sucesión de bellas escenas la vida de Pedro y de los mexicanos de aquella época dorada del cine mexicano.

Después de la pandemia, “No te vayas, Pedro”, será una buena razón para regresar a los espacios teatrales.

Dejar respuesta