NO ALCANZARÁ EL DINERO

POR ÁNGEL VERDUGO

0
22

Desde el principio del año 2018 he venido diciendo hasta el cansancio, que el dinero no alcanzaría; los babeantes seguidores de López me cubrieron de insultos, pero, finalmente algunos han debido aceptarlo: no alcanzará el dinero.

El lunes pasado, en El Universal, el doctor Carlos Urzúa dice: La respuesta, … es que ya no alcanza el dinero. Él, y muchos más han debido decir públicamente lo que no pocos dijimos una y otra vez: para tanta ocurrencia y tanto instrumento de cooptación con miras a obtener votos el año 2021, no habría dinero.

Los seguidores de López, sin duda, podrán insistir en que quienes afirmamos que no alcanza el dinero somos fifís, conservadores, hipócritas, corruptos y lacayos de las fuerzas más oscuras y malignas, pero, jamás lograrán que los escasos recursos con los que contamos se multipliquen exponencialmente para satisfacer tanto desatino disfrazado de programas de bienestar.

Las condiciones en el mundo, de por sí ya complicadas, se han complicado más estos últimos días; el atentado con drones y/o cohetes a las instalaciones petroleras sauditas tendrá efectos que hoy, difícilmente alguien podría cuantificar. Si bien algunos ingenuos piensan que la elevación temporal del precio del barril de los crudos marcadores nos va a beneficiar, olvidan el impacto que tendrá en el precio de las gasolinas.

Esta elevación, de negarse Hacienda a reflejarlo en el precio final al consumidor, la obligaría a reducir el IEPS, lo que redundaría en menores ingresos para el erario y así, en cascada, los efectos negativos se harían sentir en la economía.

Ante esta nueva ola de complejidad en el mundo del petróleo, lo incluido en el Paquete Económico pierde todavía más credibilidad; ¿cómo lo entenderá esa dupla de aprendices, Romero y Nahle? ¿Aceptarán sus limitaciones, dada la falta de experiencia y conocimiento especializado, y recurrirán a los especialistas en busca de la mejor asesoría o, como es de esperarse —por desgracia—, seguirán aferrados a la locura de Dos Bocas?

Hoy, más que en otro momento de la presente administración, las cosas obligan a hacer un alto en el camino para llevar a cabo ajustes severos a las ilusiones a las que se pretende seguir asignando recursos que son escasos. ¿Quién se atrevería a cuestionar lo imperativo que ya se ha vuelto, destinarlos a otros rubros cuyo impacto sí sería positivo, como la inversión en obra pública?

Sin embargo, todo así lo deja ver, López no dará marcha atrás; sus verdaderas intenciones y objetivos electorales trazados se lo impedirán. Ante estos últimos, poco o muy poco es lo que podría hacerse salvo, por supuesto, que la realidad se agravare y lo obligare a recular en lo central de una gobernación que es, la creación de nuevas clientelas políticas y la consolidación de las existentes.

De mantenerse dicha visión peligrosa para el crecimiento, ¿qué esperar? ¿Acaso lo ignora? ¿Tan pronto olvidó lo que nos ha sucedido desde los gobiernos de LEA y JLP? De no tener la edad para haber vivido esos episodios, ¿por qué no preguntar a los que habiéndolos vivido, no han olvidado y algunos, quizás aún no se recuperan?

Twitter y Facebook: @DineroEnImagen

Dejar respuesta