MODA, AL REVÉS

MIRADOR... SALVADOR ECHEAGARAY

0
288

-¿Qué estás haciendo parado de manos?-

-Vieja, estoy practicando la moda-.

-Jajá. ¡Tu siempre con tus cosas raras!-

Y es que parecería que hoy en día andamos parados de manos: con los pies arriba y la cabeza abajo, lo cual está completamente equivocado porque nacimos para caminar erguidos, la cabeza arriba, que debe gobernar al corazón y éstos, al estómago y a los órganos sexuales. Pero no, vivimos en un mundo al revés. Si no, fíjese, analice lo que viene ocurriendo en nuestros días.

Por ejemplo, el lenguaje se ha modificado. Antes había muchas palabras correctas que, ahora, no las puede uno decir porque suenan vulgares. Antes cogíamos, una cosa, cogíamos un taxi, hoy no podemos nombrar la famosa palabrita –coger- porque suena a perversión sexual. Ahora decimos “agarrar”. Recuerdo cuando era niño, la maestra de primaria nos corregía porque decíamos agarrar,-¿Es que tienes garras o qué? Se dice tomar o coger-. Bueno, ahora ya no se puede decir coger, sino agarrar.

También, recuerdo que decir “chido” era vulgar, ahora chido es nice, cool y hasta de la highsociety.

Tampoco era usual que las mujeres se expresaran con palabrotas que eran términos de carretoneros o carretoneras, ahora los que se dedican a esos oficios son personas decentes ante la oleada de mal hablados que hay hasta en las mejores familias. Qué tal se escucha en una mesa de restaurante popof, a las respetables damas repetir una y otra vez el consabido “¡no mames…!”.

Y en este mundo al revés, lo que antes era bueno, ahora es malo y viceversa. No hace mucho, ir a un antro era ingresar a una cantina de mala muerte, hoy es lo “in”, lo que debe ser. Es de más categoría un antro que un bar, ¿o no, chavos?

Antes, los padres podían libremente corregir a sus hijos. Si se portaban mal no era mal visto darles unas correctivas nalgadas, todo de lo más normal. Hoy si golpeas a tu hijo en las asentaderas y estás en un lugar público se te quedan viendo feo y en una de esas, hasta te acusancon los también alrevesados Derechos Humanos.

Algún tiempo atrás, cuando conversábamos con un adulto, se le hablaba “de usted”; hoy los niños lellaman a los mayores; los alumnos a sus maestros; los empleados a sus jefes; los fieles a los sacerdotes, por su nombre, o peor aún, por sus apodos.

No hace mucho, el matrimonio era la unión de un hombre con una mujer, ahora, puede ser de dos hombres o dos mujeres, por tanto, la familia puede estar conformada de dos papás o dos mamás, más los hijos adoptivos.

Ser homosexual se mantenía oculto, porque había un fuerte descrédito a quien lo fuera. Hoy, como la palabra inglesa lo indica, gay es ser alegre, divertido, de amplio criterio y de amplio mundo y hasta simpático y talentoso. Antes, ser homosexual era motivo para ser rechazado, hoy es legal y tolerado, dentro de poco será obligatorio.

Hoy es de lo más común dormir de día porque la noche es para andar de farra; las delicadas labores antes femeninas, como cocinar, educar a los hijos, mantener en el hogar un ambiente bonito, se le dejan hoy al marido. –O qué crees, ¿que soy tu sirvienta?

Cuál sería mi sorpresa que en un partido de la reciente Liga Mx Femenil, un grupo de aficionadas le gritaba constantemente a la portera del equipo contrario: “Ehhhhhhhh, pu….!”, en femenino, que se escucha peor que en masculino.

En las escuelas primarias hay maestros que “enseñan” que la Historia de México es un mito… y entre los políticos te enseñan el axioma de que “Vergüenza no es robar, sino que te descubran”.

–Por eso estoy parado de manos, Vieja, al revés, ¡para estar a la moda!-

Compartir
Artículo anteriorLAS DOS COREAS
Artículo siguienteCUARTO PODER

Dejar respuesta