LOS MÉDICOS CUBANOS

POR RUBÉN IÑIGUEZ

0
113

Triste es ver defraudada la confianza depositada en los médicos cubanos por parte del presidente Andrés Manuel, pues la estancia de estos en nuestro país, no ha servido para atajar el coronavirus, pero sí se han convertido en una carga para el erario federal.

Las quejas de las instituciones que los recibieron no se han hecho esperar, pues dicen que la brigada médica cubana, vino a hacer turismo.

El Dr. David Castillo, médico intensivista del Hospital Xoco en la Ciudad de México, expresó una serie de críticas a través de las redes, en las que afirma que los médicos cubanos no son especialistas, y no están preparados, por lo que prefieren “tomar la temperatura” o deambular por la institución.

La ola de inconformes incluye a colegios, asociaciones y federaciones de médicos especialistas, quienes dirigieron una carta al Presidente de México, al igual que otras agrupaciones médicas del país, manifestando su desaprobación ante lo que consideran una falta grave en contra de los profesionales de la salud de México.

En este documento dicen que el grupo de médicos extranjeros, en su mayoría médicos generales sin especialidad, fueron ubicados en áreas de apoyo a consultas, transgrediendo la funcionalidad en los hospitales asignados. Además, afirman que los médicos cubanos no cuentan con el certificado de idoneidad para ejercer su profesión en México, y en cambio sí se les exige este requisito a los médicos mexicanos.

El principal reclamo es que el INSABI le entrega a cada médico cubano, 3,400 dólares mensuales (más de 76,000 pesos), mientras que un médico mexicano “A” de terapia Intensiva, con subespecialidad, recibe un salario de 8,800 pesos quincenales.

Se suponía que dichos médicos harían frente al Covid-19, pero hasta hoy, brillan por su ausencia. Estos extranjeros que no pueden ser pagados por su país, vinieron a cobrar dólares para el Estado cubano, ya que el beneficio tampoco será completamente para ellos. El Gobierno mexicano trata de ayudar a la mala condición económica de Cuba porque la 4T tiene un compromiso de lealtad hacia la familia Castro.

Se dice que el responsable de traer a los doctores de la Isla caribeña fue el jefe de asesores de la 4T, Lázaro Cárdenas Batell, en un acuerdo con las instituciones de salud del país.

El columnista Leonardo Kourchenko ha dado seguimiento a este asunto que también se da en Venezuela: recibir a los cubanos para apoderarse del empleo y de los puestos clave. Destaca que desde el pasado 27 de abril, están cobrando una jugosa nómina en México 585 médicos y enfermeras cubanos, sin considerar cuántos de ellos han sido enviados a realizar labores políticas, tales como organización de comités de base y divulgación ideológica. El acuerdo con el INSABI es por 6.2 millones de dólares por los 585 integrantes de la brigada médica, aunque el detalle no lo transparentan las autoridades mexicanas.

La brigada de salud se hospeda en el hotel Benidorm de la Colonia Roma en la Ciudad de México. Al parecer, el hospedaje corre por cuenta del gobierno capitalino.

La irritación que ha generado la presencia en México de los médicos cubanos es una nueva pifia del gobierno de la 4T, que pareciera tener un compromiso fuerte con ellos, ya que cede recursos a la fallida revolución y eterna dictadura de la familia Castro.

El gobierno castrista sabe cómo infiltrarse, ya lo hizo en Venezuela y qué mayor prueba de ello es que el embajador cubano en Venezuela, Dagoberto Rodríguez, ha sido invitado a formar parte del Consejo de Ministros del país bolivariano.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, llama a Raúl Castro “Nuestro hermano mayor y protector”.

Según el New York Times, Venezuela le ha entregado a Cuba 35 mil millones de dólares en petróleo (entre 40 y 50 mil barriles diarios) para el sostenimiento de la Isla, además de otros bienes. El 12% del PIB de Venezuela se desvía para favorecer a los cubanos que tienen más de 22 mil hombres infiltrados en las fuerzas armadas y en los organismos claves de este país, según afirma Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.

Maria Werlau, en su libro “La intervención de Cuba en Venezuela, una ocupación estratégica con implicaciones globales”, denuncia que datos personales y padrones electorales de los venezolanos, han quedado en manos cubanas.

Todo comenzó con las brigadas cubanas, que ya han llegado a México. “¿Cuándo se jodió Venezuela?” de Raúl Gallegos e “Invasión Consentida” de Diego Maldonado, también exponen cómo se entregó la soberanía y libertad de Venezuela a un país ajeno.

Cuba es de los países en todo el mundo, que más invierte en temas de seguridad, inteligencia y contra-inteligencia. Esto le ha permitido tener cierto control en algunos países de América Latina, y entre ellos destaca México como un atractivo botín político, con una posible complacencia y/o complicidad de la 4T.

Dejar respuesta