LO QUE NO FUNCIONÓ EN EL PROCESO ELECTORAL

DEL EDITOR… ALFREDO ARNOLD MORALES

0
89

Aunque muchas cosas pueden pasar en los pocos días que faltan para las elecciones y lo que pudiera ocurrir posteriormente, ya es posible comenzar a evaluar lo que ha sido el proceso electoral que, equivocadamente se dice, culminará el próximo 1 de julio; éste es el día señalado para ir a votar, pero la actividad seguirá con el recuento de votos, el anuncio de resultados, las impugnaciones y la actuación judicial en los Tribunales Electorales federal y estatales, hasta llegar a las declaratorias de funcionarios electos y la entrega de constancias a los ganadores.

Nos vamos a referir, por lo pronto, a cinco temas que no han funcionado adecuadamente y, por lo tanto, merecen legislarse para adecuarlos o sustituirlos en procesos electorales futuros.

¿Qué ha salido mal?

  1. LOS TRAMOS DEL PROCESO.Los tiempos oficiales de Precampaña e Intercampaña fueron una farsa.No existió la precampaña (o sea las primarias) al interior de los partidos. Prevaleció el dedazo, y en el caso del candidato Ricardo Anaya, fue una negociación entre cúpulas, así que toda la publicidad la acapararon los dizque precandidatos, que en realidad ya se sabían candidatos. ¿Hubo elecciones internas en el PRI? No. ¿En el PAN? Tampoco. ¿En el PRD? No. ¿En Morena? Menos.

Enseguida vino un periodo de intercampaña, una supuesta veda que nadie respetó. La publicidad y las campañas continuaron como si nada.Entre uno y otro periodo se fueron cuatro meses y millones de pesos lastimosamente desperdiciados.

  1. LOS INDEPENDIENTES. Éste fue el mayor fracaso: Comenzó con que no funcionaba la aplicación que les entregó el INE a los precandidatos; no les dieron recursos; los exhibieron por supuestas irregularidades en la recolección de firmas, lo que remite a pensar que hubo una pésima planeación e instrumentación de las reglas del juego… y hasta se presentó una controversia entre el INE y el Tribunal Electoral.

¿El resultado?…Margarita Zavala declinó, “El Bronco” terminó repudiado por la prensa y Ríos Piter se quedó chiflando en la loma.

  1. EL VOTO EXTRANJERO.A pesar de la intensa promoción que hizo el INE, los recursos que se destinaron y los millones de mexicanos que residen fuera del país, se estima que únicamente serán sólo unos 40,000 los que envíen su voto, menos del 10 por ciento de los que fueron a registrarse, lo mismo o menos que en elecciones anteriores.
  2. LA VIOLENCIA CONTRA CANDIDATOS. Este proceso se manchó con una cifra impresionante de atentados, algunos resultaron fatales, contra personas que estaban postuladas para distintos cargos de elección popular. La violencia alcanzó prácticamente a todos los partidos.
  3. OPACARON A LOS PROCESOS LOCALES. La excesiva atención en la carrera presidencial provocó que los procesos locales pasaran a un muy relegado segundo plano, casi inadvertidos. Un ejemplo claro es el proceso estatal de Jalisco: campañas desabridas de los candidatos a gobernador, a alcaldes y a diputados locales. A tal grado llega el desinterés, que miles de tapatíos y zapopanos no saben quiénes son los candidatos municipales, mucho menos las opciones para el Congreso del Estado.

Así pues, no todo ha salido a pedir de boca en los previos para las elecciones más grandes de la historia de México. Mucho dinero se ha invertido en este proceso y, por lo menos hasta ahora, no valió la pena.

Pero el proceso no ha terminado; sigue y seguirá dando de qué hablar. Como diría Raúl Velasco: Aún hay más.

Dejar respuesta