LA NUEVA REALIDAD

POR GONZALO LEAÑO REYES

0
15

Mucho se habla ya sobre el futuro que le espera a la humanidad después de que sea superado (ojalá sea pronto) el grave peligro de la pandemia por el Covid-19. Algunos ya se refieren a este hipotético futuro como la “nueva realidad” y otros le llaman la “post pandemia”.

El nombre es lo de menos. Lo importante es en qué cambiarán las organizaciones, los países y el mundo entero a partir de la terrible experiencia del coronavirus.

Incluso existe la posibilidad de que nada cambie respecto al pasado reciente, o que los cambios sean solamente cosméticos, una especie de gatopardismo en donde todo se transforma… para que siga igual.

Ya desde antes de que se presentara la crisis sanitaria, el mundo venía experimentando cambios políticos y económicos de importancia, movimientos sociales y nuevas iniciativas globales. Entre estas inquietudes destacaba el repliegue político hacia la autocracia, en detrimento de los avances democráticos obtenidos en las cuatro décadas recientes. Más poder al gobierno y menos a la sociedad; fortalecimiento del nacionalismo a costa de la globalidad; mayor dominio de las potencias –Estados Unidos y China- frente a la precariedad de las alianzas regionales.

Ejemplos de lo anterior abundan, como el fortalecimiento presidencial sin distingo de ideologías, lo mismo de “derecha” como Donald Trump y Jair Bolsonaro, que de “izquierda” como Vladimir Putin y Xi Jinping; la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea; el movimiento de los “Chalecos Amarillos” en Francia; el abandono de asociaciones globales como el Mercosur, y una larga lista de etcéteras.

Por otro lado, están vigentes y en algunos casos creciendo, los grandes problemas que ya son de amplio dominio público como el cambio climático, la escasez de agua en distintas regiones del planeta, la contaminación de los mares, la pobreza, el desempleo que se avizora con el avance de la robótica y las nuevas tecnologías, y también otros muchos etcéteras.

El futuro es incierto. La sacudida que sufre la humanidad a causa de la pandemia del Covid-19 puede ser un revulsivo que impulse el cambio hacia nuevos modelos de desarrollo y bienestar, pero también podría caer en saco roto y quedar como una anécdota.

Ojalá que todos sepamos sacar el mejor provecho posible de este paréntesis que la naturaleza ha puesto en el libro de la vida para que la persona humana vuelva a ser el centro de atención y el principal protagonista de la historia.

Dejar respuesta