LA DESCONFIANZA ES LA MADRE DE LA SEGURIDAD

SARCASMOS... GUILLERMO FÁRBER

0
114

A propósito de que todos los seres vivientes tienen alguna forma de conciencia, me dice un queridolector: “Existe en África un cérvido llamado Kudú que tiene una predilección muy marcada por las flores de un arbusto cuyo nombre no recuerdo. Lo curioso es que al mordisquear el Kudú las flores, estas exudan un líquido que emite un aroma. Las flores cercanas aún abiertas se cierran al sentir el olor, en un esfuerzo por pasar desapercibidas al ciervo comelón. No sé si esto constituye conciencia vegetal de la circunstancia, pero cuando menos comunicación química vegetal”.

NO LES CREAS NUNCA

Recuerdo este sabio consejo que me dio un amigo hace unos 35 años: “La base para hacer negocios en México es: Jamás le creas al presidente”. Eso me ha ayudado mucho. Ese mismo amigo lo dice por amarga experiencia: perdió el 80% de su fortuna en la estatización de la banca por López Portillo en 1982. Entonces se colige que sí le creyó a Jolopo, o al menos no se esperaba ese exabrupto. ¡Por Dios, cuánta ingenuidad! Ese consejo es elemental y aplicable a prácticamente todos los empresarios de todos los países todo el tiempo, respecto de, no sólo presidentes, sino políticos de todo nivel y posición ideológica, de todo el planeta, de todos los tiempos. ¿Quién puede ser tan babo… ingenuo como para confiar en que algún representante/suspirante del poder te va a confesar alguna verdad incómoda, cuando ésta atente contra sus intereses personales o grupales, ya sea cuando anda en campaña o cuando declara desde la augusta tribuna de su cargo?

Recuerdo el letrerito que colgaba de la caseta a la entrada peatonal de la residencia presidencial de Los Pinos (y que yo veía cada vez que iba a ese antro de perdición): “La desconfianza es la madre de la seguridad”. Si ellos desconfían por sistema, ¿cómo se atreven a pedirnos confianza?

REPARTIDOCRACIA

El sustantivo original era “partidocracia”, pero con esto de que ahora acaparan y se reparten todos (TODOS) los cargos que tiene algo que ver con ese sistema delirante llamado “democracia-electoral” (en el INE, en el Trife, en la Fepade, en el IFAI, etc.), ese término se ha convertido en “repartidocracia”, cuotas para incondicionales de cada sigla, en rebatiña de verdulería: el Gobierno de los repartidores, ooootro oligopolio. Y la ciudadanía, sociedad civil o como gustes llamarla, ¿qué pitos toca ahí? Ninguno, absolutamente ninguno; es el convidado de piedra. Bueno, en realidad sí tiene una responsabilidad: no, no decidir nada, pero sí pagar por todo ese tórrido festín.

GREENPEACE

Sobre este oooootro ariete de la globalidad combatiente me dice el Gus: “Greenpeace ha devenido en una organización, digamos, fundamentalista, con actos violentos inclusive. Hace ya algunos años, interpuso demanda contra la captura de una especie de pez en Alaska. Ganó la demanda. Sucede que de esa especie se alimenta de la sardina. Con la consecuente sobrepoblación de esos peces protegidos, los que han pagado el pato son los leones marinos, que comían sardina. Se tienen que alimentar de otra especie que resulta alimento chatarra y comenzó a detectárseles desnutrición crónica. Greenpeace se siente con ‘derecho divino’ a meter su cuchara en la naturaleza para ‘corregir’ la acción del hombre, pero empeora todo”.

VUELTA A LA SEMILLA

Hasta donde yo sabía de mis clases de geografía, Japón es parte de Asia. Es decir que la conversión de Japón a país vasallo de Occidente (concretamente de EU) a partir de 1945, es un tour de forcecontra natura. Ahora las calabazas comienzan a reacomodarse y Japón regresa a su ámbito natural.  Se acerca cada vez más a China, contra la cual cometió cualquier cantidad de salvajadas durante su invasión de 1937-1945.

Dejar respuesta