La Asociación de Bancos de México se pronunciará sobre la coyuntura mexicana.

Por Rubén Iñiguez

0
34

La 83 asamblea de la Asociación de Banqueros de México, va a representar a partir de hoy la expresión realista de las perspectivas financieras de México, ante el ascenso del dólar y la caída del precio del petróleo, por lo que miles de mexicanos estarán observando los signos.

El presidente Andrés Manuel, fiel a su estilo, no se tomó la molestia de analizar el entorno. Simplemente lo ignoró, no lo ve, no lo comprende. Sin embargo, Alfonso Romo, Secretario de la Presidencia, externó una opinión más sensata, porque sabe de finanzas y recomendó “cautela”. Las expectativas de que puede ocurrir con el dinero de los mexicanos, no parecen ser entendidas por el presidente.

El umbral de este momento debería preocupar seriamente a AMLO, aunque su fortuna y situación patrimonial personal, está más que asegurada. Es la clase media, los medianos y grandes empresarios, los que generan empleos a los que la situación los hace advertir que desde hace varios días, todo se volvió más difícil en México. Por eso, su mirada y atención está puesta a lo que digan hoy los banqueros y el gobierno.

El presidente no se altera por las pérdidas de “un día sin mujeres en México”, que tuvieron un impacto mayor al previsto, ya que según los expertos de Citibanamex, la caída en la productividad fue de 43.5 mil millones de pesos, la fuerza laboral femenina es de un 30% aproximadamente. Por lo que ignorarlas salió carísimo.

Un doloroso receso a cambio de una nueva cultura en México, con una visión diferente del problema de seguridad para todos los ciudadanos, y principalmente para las mujeres, según lo informó El Financiero en días pasados.

El Gobierno federal afronta graves problemas y dificultades por la elevación de costos, tanto de su refinería de Dos Bocas, del Tren Maya y del aeropuerto de Santa Lucía. Adicional a esto, la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, dice que ante la caída del petróleo por el conflicto entre Rusia y Arabia Saudita, es necesaria la refinación.

Es puro sentido común el comprender que es poco rentable seguir invirtiendo miles de millones de pesos a la construcción de una nueva refinería, que cada vez es más costosa su edificación, pues el costo del barril de crudo, se abarató de manera estrepitosa. ¿Por qué no apostar a energía renovable, más barata y menos agresiva al medio ambiente? *Si el precio de la gasolina bajó en algunas partes de nuestro país, no es porque el gobierno de AMLO lo haya decidido, sino porque el costo de petróleo está tan barato que es imposible justificar que se pueda mantener los mismos precios como hasta hace unos días.* Por lo que a PEMEX, por más procedimientos de reanimación y respiración cardio-pulmonar, nomás no puede lograr salir del “estado de coma” en el que se encuentra.

El barril mexicano cayó de 57 dólares a 24.43 dólares, por cada uno. No se en dónde está el acierto de producir más petróleo al día, si los grandes especuladores y los magnates estadounidenses, deciden el precio del crudo. La ignorancia está compartida entre AMLO y  Rocío Nahle.

Otro dato alarmante es que el peso se encuentra en 21.65 por dólar, cada dólar representa 1.1 millones de dólares de ingresos diarios menos para la república, el  peso bajó más del 7% y el descenso del precio del petróleo descapitaliza a la paraestatal Pemex. Las respuestas adecuadas tienen que darse en la reunión número 83, de los Banqueros de México, pues creo que determinarán un recorte presupuestal inmediato.

Como preámbulo, Marcos Ramírez Miguel, director general del grupo financiero BANORTE, estimo que la predicción de crecimiento del país será de 0.8%, siempre y cuando se finquen las bases para tener un posterior crecimiento sano.

El director general de BBVA, Eduardo Osuna, fue muy directo al señalar como una medida necesaria, mantener la apertura del sector energético a la inversión privada. “Se mantienen dudas en torno a la política energética que seguirá este gobierno. Es necesario que se reduzcan las señales de incertidumbre más hoy que nunca”

En todo este entorno, no estamos considerando el efecto que ejercerá  la pandemia del coronavirus, que parece que tendrá una repercusión severa a nuestra economía. El detalle es que no le estamos dando la importancia necesaria para erradicar el problema, pues creemos que todo esto es un engaño colosal de la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de que es una farsa orquestada por los conservadores y la mafia del poder. En tanto, suponemos que nuestro clima nos defenderá, y que tomar limón con agua caliente, será suficiente.

En general enfrentamos un contexto cada vez más adverso y no es lo indicado que el presidente López Obrador sea omiso, ante las coyunturas tan graves de la economía. Los factores internacionales le habían ayudado durante su primer año a mantener el peso  en buen término en relación al dólar, hoy son muy adversos y ante ellos, el discurso mañanero se diluye y fracasa.

Dejar respuesta