INCERTIDUMBRE

REFLEXIONES... GONZALO LEAÑO REYES

0
54

Gran parte de las precampañas e intercampañas se fueron en “rounds de tanteo”, ocurrencias, ataques a los adversarios y mensajes superficiales por parte de los precandidatos a la Presidencia de la República. Sin embargo, a mediados de marzo cambió el discurso, por lo menos el que ofrece el abanderado de Morena, quien abiertamente asumió posiciones radicales.

En efecto, Andrés Manuel López Obrador venía manejando una imagen conciliadora hasta que, durante una amplia entrevista que le hicieron periodistas de Milenio, abrió claramente sus cartas afirmando que cancelaría la obra del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, echaría para atrás la Reforma Energética y lo mismo haría con la Reforma Educativa.

Ya unos días antes también había hecho una declaración que causó justificada preocupación, al referirse a “un tigre” que se soltaría en México si algo raro ocurría con el resultado de las elecciones del próximo 1 de julio.

El sector privado fue el primero en reaccionar frente a la posición de López Obrador. El Consejo Coordinador Empresarial elaboró un documento en el que, por un lado, rechaza tajantemente la idea de una política regresiva y, por otro, expone argumentos que justifican el proyecto del nuevo aeropuerto y los beneficios de las reformas estructurales y del libre comercio.

Es necesario recordar que la Reforma Energética fue un gran logro alcanzado mediante una alianza que hicieron las fuerzas políticas del país al inicio del presente sexenio. Era un tema pendiente desde muchos años atrás, ya que la riqueza petrolera de México estaba en pleno declive y la empresa Petróleos Mexicanos, a punto de quebrar. El gobierno carecía de recursos para reposicionar la industria petrolera, para extraer crudo de aguas profundas y para construir plantas de refinación. Ello, en un marco de crisis mundial de los precios del petróleo.

La apertura energética apenas se está instrumentando, pero ya ha producido efectos positivos. En primer lugar, la reestructuración de Pemex salvó a la paraestatal de la debacle a la que se encaminaba, pero lo más importante es que llegaron socios privados mexicanos y extranjeros cuyas inversiones multimillonarias abren un futuro promisorio para la economía nacional, y todo ello, sin que México haya renunciado a su soberanía energética que no sólo significa petróleo sino también electricidad en sus distintas modalidades. El argumento del aumento al precio de las gasolinas, que ciertamente golpeó la economía, se irá desvaneciendo y quizá revirtiendo a medida que las bondades de la nueva estructura den sus primeros frutos importantes para la sociedad en general.

Por otra parte, la Reforma Educativa no se refiere a una fuente de riqueza sino al futuro de las nuevas generaciones de mexicanos. También está en proceso, se ha avanzado lentamente debido a intereses de grupos de poder que fueron poniendo obstáculos, pero finalmente hay un nuevo Modelo Educativo ya próximo a ponerse en práctica en todas las escuelas del país. Sería absurdo, por decir lo menos, dar marcha atrás a este proceso al que grupos disidentes se opusieron incluso con acciones violentas y anárquicas, sobre todo en estados como Michoacán, Guerrero y Oaxaca.

Es verdad que México padece graves problemas en diversos órdenes; la pobreza, la inseguridad, la corrupción, la debilidad del Estado de derecho, son probablemente los más importantes. Pero también es cierto que el país avanza en varios ámbitos, como el empleo, el crecimiento económico, la producción agrícola, las comunicaciones, el comercio exterior, la inversión extranjera, etcétera. El próximo gobierno debe continuar y reforzar lo que se está haciendo bien y atacar aquellos problemas en los que no hay avances significativos.

Lo que no admite nuestro país hoy, es la exacerbación del clima de incertidumbre que ya de por sí produce un proceso electoral presidencial y, mucho menos, proyectar un futuro regresivo, de ir hacia atrás, de perder muchos años de trabajo, esfuerzoy sacrificios que han hecho millones de mexicanos.

Dejar respuesta