ESPÍRITU PERIODÍSTICO

REFLEXIONES... GONZALO LEAÑO REYES

0
39

Como ya lo adelantaba en el número anterior de POLÍTICA, se llevó a cabo la 73a Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa en Salt Lake City, donde uno de los oradores, Élder D. Todd Christofferson dirigió un mensaje que llamó la atención de los asistentes.

Christofferson, ministro religioso y abogado, dijo que “el derecho a hablar de Dios, por ejemplo, también abarca y protege la libertad de hablar sobre las opiniones y creencias personales en cuestiones de política, arte, literatura, historia, moralidad o prácticamente cualquier otro tema. La libertad de expresión y la libertad de conciencia se apoyan mutuamente”.

Sin más preámbulo, reproduciré algunas partes del discurso, hasta donde alcance el espacio, comenzando con su referencia a la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y a la Declaración de Chapultepec, adoptada en 1994 durante la reunión cuya anfitronía estuvo a cargo de la Asociación Mexicana de Editores de Periódicos (AME):

“Tales declaraciones proporcionan un marco común mediante el cual podemos construir sociedades justas y abiertas.

“Todas las sociedades necesitan nuevas ideas y nuevas perspectivas para abordar las condiciones del momento. Los escritores y periodistas juegan un papel clave en este descubrimiento. La libertad de expresión para todos es importante porque la sabiduría a menudo proviene de los lugares más improbables y de las personas más sencillas. Los pensamientos que pueden estar prohibidos algún día pueden resultar útiles al día siguiente. La seguridad no viene de ahogar el habla, sino de darle la oportunidad de respirar. No todo lo que viene de nuestras plumas o nuestras bocas será útil, pero cuando se desalienta la libertad, tampoco saldrá algo bueno. Para obtener lo sublime, a veces tenemos que soportar un poco de lo ridículo.

“El concepto de un mercado libre de las ideas requiere que todas las personas, tanto las minorías como las mayorías, tengan acceso a los medios.

“Los principios básicos de la integridad periodística -objetividad en la información, desapego de los prejuicios personales y deber desinteresado a la verdad- son esenciales para facilitar la confianza pública y el discurso civil.Todos los individuos e instituciones, incluidas las iglesias, comparten un interés en contribuir a estos objetivos dignos.

“El discurso cívico -discutir cuestiones de equidad, paz, libertad y bienestar general- debe resolver los inevitables nudos. Los lugares comunes donde esto sucede incluyen los medios, aulas, ayuntamientos, legislaturas y la mesa de la cena. Estas discusiones a menudo adquieren dimensiones religiosas. En el mejor de los casos, las voces de fe elevan las discusiones públicas más allá del aquí y el ahora. Por ejemplo, Martin Luther King Jr. impulsó un movimiento por la justicia racial y civil a través de su profundidad y elocuencia como pastor. William Wilberforce aplicó la ética cristiana para abolir la trata de esclavos en Gran Bretaña. Abraham Lincoln recurrió a las verdades de la Biblia para sanar a una nación dividida. Mahatma Gandhi difundió los principios religiosos de la no violencia para llevar a la India a la independencia. Y debido a que la religión ocupa un espacio tan grande en el espectro de la vida humana, el rango de soluciones sería menor sin la voz de la conciencia religiosa.

“Al final, nuestra conciencia es todo lo que tenemos. Todo lo demás-posesiones materiales, estatus social, riqueza-puede ser quitado. Pero las creencias y los valores que constituyen nuestra brújula moral, el espacio invisible en nuestros corazones que separa el bien del mal, el significado que atribuimos a la vida y el aguijón interno que nos impulsa a compartir nuestra visión son las cosas que nos dan dignidad y propósito. La capacidad de expresar esta conciencia es nuestro derecho de nacimiento como seres humanos. Sin él, nuestras otras libertades tienen poco significado”.

El mensaje lleva muchos párrafos más, pero estos aquí reproducidos, nos acercan más al espíritu trascendental del periodismo.

Compartir
Artículo anteriorEL AÑO DE DONALD TRUMP
Artículo siguienteVIDEGARAY ESTÁ DE VISITA EN RUSIA

Dejar respuesta