EL TRUCO ELECTORAL

MIRADOR... SALVADOR ECHEAGARAY

0
125

El papá.-¡Con qué dolor tengo que participarles que nuestro más encarecido sueño, hijos míos, es totalmente irrealizable!

El hijo.- ¿Por qué, papá? Por favor no nos hagas esto. Tanto que lo hemos anhelado, nuestro motus vita, la razón de nuestra existencia. No nos digas que ya no vas a ser candidato independiente a la Presidencia de la República Mexicana.

El papá.-No, ya no.

El hijo.-¿Qué va a ser de nosotros, de nuestro futuro,  de nuestras esperanzas? Además, ya se los había anunciado a mis compañeros de clase. ¡Voy a ser la burla de todos! ¡No papá, no por favor! Y a todo esto, ¿por qué vas a dejar de contender por la Presidencia?

El papá.- Es que no tengo Smart Phone.

Y es que parece tragedia griega para el que quiera ser candidato independiente a la Presidencia de este nuestro México Digital,el tener que pasar por tantos vericuetos, entre ellos recolectar en un teléfono celular o equipo de cómputo más de 800 mil firmas de apoyo. De por sí, hay que tener mucho valor para decidirse a ser sucesor de Porfirio Díaz o de Chente Fox y encima les ponen candados virtuales para que no logren juntar las tan anheladas rúbricas.

No nos extraña para nada, que la aplicación que el Instituto Nacional Electoral (INE) da para que los candidatos independientes se registren, no funcione. El INE trabaja para los partidos políticos. Obvio que el sistema para recolectar firmas de candidatos independientes tiene que fallar. No la hicieron tan bien como si hubiera sido para recolectar apoyos a tal o cual candidato oficial o para repartir despensas y dádivas a los posibles electores en tiempos de la campaña máxima.

No, pues no. No sirve. Los candidatos independientes la activan.

Les toman la foto a sus simpatizantes y chachacha chan, no sirve. ¡Qué ingenuidad la nuestra! ¡Qué chamaqueada nos pusieron a todos!

Sí, así vamos. Debería haber otro modo de recolectar las firmas. Estaría mejor que fuera por escrito. Con nombre y rúbrica del simpatizante. Pero no, esta democracia a la mexicana no funciona. No es equitativa, no es pareja.

“Al que más tiene, más se le dará”; la máxima bíblica, pero muy mal aplicada; no para bien, sino para mal. Para continuar aprovechándose del ciudadano que paga sus impuestos, que trabajaba doce horas diarias para llevar el sustento a casa, que hace milagros para que medio le alcance el sueldo, que ha dejado de tener vacaciones, de darse algunos lujitos, que sólo le alcanza el tiempo para trabajar, trabajar y trabajar.¿Ocho horas diarias?… ¡Házmela buena!

Volviendo a las candidaturas independientes, Margarita Zavala lleva la delantera en la recolección de firmas. Sin embargo, como están las cosas difícilmente alcanzará a reunir las casi 900 mil firmas requeridas para ser candidata independiente. A carcajada abierta ha de estar Ricardo Anaya en estos momentos. Zavala, por su parte, sin duda está angustiada. En entrevista reciente se le ve avejentada de unos días para acá. Pero, “algo” puede pasar para que llegue.

En segundo lugar se encuentra El Bronco, ese quiere ir por más. Presuntamente se construyó un palacete personal de 25 millones de pesos. Obvio que con el sueldo de gobernador no le alcanzaría para eso. Pero en este país todo se vale. No pasa nada. Todos nos enteramos de la corrupción, pero no hay quien se anime a frenarla. Bueno, El Bronco por lo menos anticipó que le atorará a la búsqueda de firmas con sus propios recursos, dijo que por ahí tenía varios caballos para vender, aunque no me tocó verlo en la Feria Ganadera.

De los “grandes”, Pedro Ferris de Con va en último lugar y es el que más se queja de la app que el INE inventó para que nadie, nadie de los nadie, fuera candidato independiente a la Presidencia de la República Mexicana.

Acá en Jalisco, cuentan que en los años cincuenta del siglo pasado, dos excéntricos, el Dr. Avilés y Luis José Avitia “El Loco”, viajaron por gran parte del país en una camioneta con un megáfono para hacer campaña electoral. Avitia era el candidato, Avilés el vicepresidente, en caso de ganar. No triunfaron, pero al menos fueron candidatos independientes. Ahora, ni eso hubieran sido.

Compartir
Artículo anteriorEL FILÓSOFO DE GÜÉMEZ
Artículo siguienteCUARTO PODER

Dejar respuesta