EL RETO DE LA MOVILIDAD

POR GONZALO LEAÑO REYES

0
55

El crecimiento urbano de Guadalajara ha registrado un dinamismo extraordinario en las últimas cinco décadas. A finales de los años setenta el perfil del horizonte citadino era plano exceptuando algunos edificios del centro histórico y los flamantes “gigantes” que nacieron en ese tiempo: el Condominio Guadalajara y el primer Hotel Hilton que hubo en la ciudad. Existían sólo unos cuantos puentes y túneles vehiculares y los municipios aledaños no estaban entrelazados. No existía lo que hoy conocemos como Zona Metropolitana.

En el trayecto de esta transformación urbana se cambió drásticamente el centro histórico, hoy convertido en la gran zona peatonal de Plaza Tapatía; se abrieron y ampliaron avenidas, surgieron fraccionamientos y centros comerciales de primer mundo, se han edificado construcciones vanguardistas y edificios de gran altura, y se conectaron físicamente los municipios de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco que antes se veían como “pueblitos cercanos”.

Nuevos estadios, teatros, centros de convenciones, universidades, parques y zonas industriales también han aportado a la transformación sorprendente de nuestra ciudad, que, sin perder del todo su encanto provinciano, es hoy en día una de las más modernas de México y América Latina.

Lamentablemente, el cambio no ha ocurrido al mismo ritmo en todos los ámbitos. Uno que se quedó rezagado es el de la movilidad ya que para trasladarse en la ciudad los habitantes deben recorrer distancias más largas a través de una enmarañada red de tráfico vehicular, lo cual genera pérdida de tiempo y desgaste en la calidad de vida.

El problema empeora cuando hablamos particularmente del transporte público urbano, ya que a pesar de las acciones emprendidas por los gobiernos que introdujeron las dos líneas de Tren Ligero y la del Macrobús, incluso las nuevas plataformas de taxi, el moverse en la ciudad sigue siendo muy complicado.

Es satisfactorio saber que próximamente entrará en operación la Línea 3 del Tren Ligero y que existen planes para un nuevo tramo de este sistema. Así mismo, genera buenas expectativas la paulatina mejora de las rutas del transporte público hacia un modelo de ruta-empresa. Sobre todo, anima la coincidencia que existe entre los sectores para resolver el problema. Un ejemplo de ello es el acuerdo que tomaron recientemente el Gobierno del Estado, la iniciativa privada y sindicatos, para apoyar con 10 pesos diarios para su transporte a cada trabajador, cantidad que será aplicada a la tarjeta de prepago “Mi Movilidad” o mediante un ajuste directo al salario.

No basta con crecer, la ciudad también debe estar en movimiento. Por eso, todo lo que se haga en favor de mejorar la movilidad urbana en la gran metrópoli que es Guadalajara, es bienvenido.

Dejar respuesta