EL RETO CHINO

SARCASMOS... GUILLERMO FÁRBER

GFARBER1948@GMAIL.COM

HTTP://WWW.FARBERISMOS.COM.MX/WEB/

0
222

A propósito de la baja de impuestos corporativos decretada por China para todas las empresas extranjeras que inviertan allá, me dice el Rami: “La pregunta es ¿qué va a hacer México ante tal reto competitivo? La respuesta es rezar para que el petróleo vuelva a subir para que el Gobierno siga teniendo caja chica y pueda mantener el gasto naco, digo, el gasto corriente.

Antes de bajar impuestos, debería haber una reforma al gasto público y eliminar secretarías, dependencias, alta burocracia, asesores, viajes, etc. Pero eso no va a suceder porque aquí prevalece la cultura del “Ya llegué. Ya llegaron, ¿dónde? Pues fácil, donde se viaja, donde se tienen sirvientes donde le dicen a uno: es la hora que usted diga, señor secretario; donde se cobran sueldazos y súper prestaciones, donde hay automóvil gratis, guaruras, seguros de gastos médicos y de vida, pensiones… El gasto naco no se va a reducir ni aunque llegue López Obrador. Éste lleva tantas décadas peleando por llegar que cuando diga ya llegué, se va a volver el peor de todos porque lleva ya tres lustros al margen de la parafernalia del poder. Por lo pronto, las grandes transnacionales ya no van a reinvertir sus utilidades como antes para evitar que el IRS les cobre tantos impuestos. Ahora, con la tasa al 20% (rebajada por Trump), las van a repatriar, repartirles dividendos a sus accionistas, recomprar sus propias acciones y comprar empresas para ganar mercados. China sí entiende estas cosas y por eso no le tomó ni una semana reaccionar a la reforma fiscal en Estados Unidos y bajar ellos sus propios impuestos”.

DESREGULAR

Dice Rodrigo: “La cantidad de leyes, reglamentos y disposiciones inútiles, así como los burócratas que las vigilan y hacen cumplir, no sólo cuestan en gasto corriente sino en aumento de costos y pérdida de tiempo para todas las empresas. Debiera crearse una comisión deslegislativa en las cámaras. Siempre supimos que Trump quitaría trámites y bajaría impuestos. Hemos perdido tiempo para ser competitivos, pero nunca es tarde para empezar”.

Réplica: “¿Una comisión antilegislativa que antes de desregular y eliminar un solo trámite burocrático, cree una nueva burocracia para desburocratizar? Me recuerda al trabalenguas: El volcán de Parangaricutirimícuaro se quiere desparangaricutiriguarizar, y el que lo desparangaricutiricuarizare será un buen desparangaricutirimizador. El burocrático gobierno se quiere desburocratizar y el que lo desburocratice será un buen desburocratizador.

“La economía de EU rompió la tendencia letarguista de los últimos dos cuatrienios de Obama y en 2017 creció por encima del 3% sin nuevas leyes, únicamente eliminando trámites. Trump no creó ninguna comisión para hacerlo, simplemente comenzó a tachar trámites duplicados, tontos, engorrosos. Por primera vez en más de 15 años, el Gobierno federal de EU comenzó a reducir su planta laboral. En el 2017 le dieron cuello a 12 mil burócratas, unos 50 diarios. Trump ya anunció que este año se van otros 12 mil y que unos 25 mil se van a reconvertir, es decir, menos burócratas de escritorio y más patrullas fronterizas, agentes de migración y policías. La gente en Washington vive con miedo de perder su empleo. Parece que en febrero le van a dar cuello a cientos que trabajan en la ONU, Unesco, OEA y demás burócratas transnacionales. Mucho lo criticamos, pero necesitamos un desburocratizador como él, uno que venga a limpiar el pantano tan lleno de alimañas, cocodrilos, pejes lagarto y burócratas”.

RECURSOS

¡Ay!, este afán de hablar con corrección política (la “obligación” de designar a algo o a alguien con una palabra que no sea “ofensiva-denigrante-claridosa”) me tiene enfermo. Ooootro ejemplo es esa palabrita babosa de decir “recursos-apoyos” cuando quieres decir dinero. Los estados (abanderados por el gobernador de Chihuahua, Javier Corral), mi querida Secretaría de Hacienda, no demandan más “recursos-apoyos”: exigen más dinero. Dejen ambos de bailar minués como si estuviéramos en un salón de Versalles. ¿Por qué no llamar pan al pan y vino al vino?

Compartir
Artículo anteriorCUARTO PODER
Artículo siguienteTODOS SOMOS CHAPULINES

Dejar respuesta