DINERO BASURA

SARCASMOS... GUILLERMO FÁRBER

0
42

Ojo, Ricardo Anaya, se derrumba una de tus ofertas centrales (en realidad no ocurrencia tuya sino necesidad de los financieros globales para construir la cashlesssociety del NWO): la propuesta de dar un ingreso garantizado mensual a todos los habitantes de un país, nomás por su linda cara, por existir. “El Gobierno de Finlandia optó por terminar el programa experimental de pagos a individuos desempleados por concepto de RUB. Según HeikkiHiilamo, profesor de la Uni de Helsinki, temían que los recipientes se quedaran en casa a jugar en la computadora. Ese país no obstante ya tiene muchos programas asistenciales: educación universitaria gratuita, beneficios de desempleo, programas de entrenamiento, etcétera”, afirma Stefan Molyneux en el artículo Finland’s Universal Basic Incomeexperiment has failed(El experimento finlandés de ingresos básicos falló).

DINERO FÍAT

A propósito de los desastres que produce este artificio de los keynesianos de todos los tiempos, la ley de Gresham (circa 1,500) dice que “cuando en un país circulan simultáneamente dos tipos de monedas de curso legal, y una de ellas es considerada por el público como buena (fuerte, sólida) y la otra como mala (débil, insegura), la moneda mala siempre expulsa del mercado a la buena. Cuando es obligatorio aceptar la moneda por su valor facial, y el tipo de cambio se establece por ley, los consumidores prefieren ahorrar la moneda buena y no utilizarla como medio de pago”.

JimWilliepropone este corolario ala Ley Gresham: “El dinero malo, cuando se invierte a lo largo de las décadas, produce estructuras económicas podridas propensas a fallas sistémicas. No sólo saca de circulación al dinero bueno. No sólo genera desequilibrios comerciales y desequilibrios en los mercados financieros. Destruye todo el sistema como la sangre contaminada destruye los órganos críticos”.

GASTA HOY; PAGA MAÑANA

Ah, pero esta sencilla verdad, comprobada en la práctica todas y cada una de las enemil veces que la han intentado (no se ha registrado jamás una sola excepción), nomás no la entienden los políticos que buscan comprar el favor popular con ofertas de consumir hoy el futuro vía deudas al infinito (para “impulsar la demanda agregada”, es el pretexto keynesiano), y los economistas que justifican sus delirios con alambicadas teorías, estrambóticas fórmulas, variables arbitrariamente valoradas y modelos tan huecos como complicadísimos. Hoy estamos en los preludios del mayor colapso económico que la humanidad ha visto, y es gracias precisamente a la prevalencia del dinero falso (fíat, de papel, electrónico, virtual, bits, puros dígitos en una pantalla) que comenzó ya en serio en 1913 (con la creación de la Fed), se consolidó en 1944 (con los acuerdos de Bretton Woods) y recibió su banderazo definitivo en 1971 (cuando Nixon le hizo caso a Milton Friedman, y en vez de reconocer la bancarrota de EU, terminó unilateralmente el respaldo del oro al dólar, volviendo a éste la primera moneda de reserva mundial totalmente fíat en la historia).

BACHES

Desde entonces este camino de perdición ha tenido tres baches grandecitos: en 1987, en 2001 y en 2008, y en cada ocasión la crisis se ha “resuelto” con soluciones que no son soluciones sino parches: en síntesis, más inyecciones de liquidez, más deuda para “resolver” un problema de excesos de deuda. O sea, nuevos y mayores jeringazos de heroína para prolongar la euforia y posponer el síndrome de abstención; más tragos de alcohol para dilatar la borrachera y postergar la cruda tan temida. ¿Podrá el sistema Ponzi global sacarse de la manga ooootro as que estire tantito la liga un tiempo más la borrachera crediticia del último siglo (y así pueda yo cubrir el último tramo de mi vida con similar confort al que disfruté mis primeros 70 años)? Ojalá, porque la verdad, me la he vivido cachetonamente y no me gustaría tener que padecer condiciones incómodas al final de mi existencia. Sé que todo el castillo financiero mundial es más falso que unos chilaquiles de plástico, pero se la pasa uno tan bien…

Compartir
Artículo anteriorCUARTO PODER
Artículo siguiente¿SE PUEDE CANCELAR LA REFORMA EDUCATIVA?

Dejar respuesta