DECEPCIONA EL INSABI

POR RUBÉN ÍÑIGUEZ

0
91

La prisa y la improvisación siguen marcando el estilo de gobernar de Andrés Manuel López Obrador, pues la decisión de desaparecer el Seguro Popular es demasiado arrebatada, ya que a pesar de que se dieron a conocer algunos actos de corrupción en dicho organismo, aunasí, dicho organismo generó beneficios y servicios en materia de salud para el pueblo, pues brindaba atención médica a 50 millones de mexicanos que no contaban con seguridad social. En apariencia sólo le cambió el nombre y se dice que el organismo que lo sustituirá será mejor. Sin embargo, el cambio ha provocado un caos similar al desabasto de combustible, pero ahora en un asunto mucho más delicado, la salud.

El especialista y exsecretario de Salud, Dr. Julio Ferenk, ha expuesto que el nuevo sistema de salud de la 4T adolece de fallas cruciales como son el centralismo, la falta de personal capacitado, malas políticas salariales, inseguridad laboral, y lo peor, los recursos dependen directamente del Presidente que ha logrado con sus recortes destinar en 2019, 100 mil millones de pesos a PEMEX, lo que seguramente no le agradecerán los enfermos.

AMLO sigue peleando con los aspirantes de proveeduría de medicamentos. Cerró las compras, de hecho, lo hizo en todo su primer año de gobierno, pero se da el lujo de culpar a los laboratorios de un desabasto de medicamentos que él mismo ha provocado. Es muy cómodo siempre buscar otros culpables.

Ciertamente los precios de la atención médica van a subir, por la sencilla razón que se están ahorrando 40 mil millones de pesos para la operación del INSABI. La saturación de demanda de servicios médicos, a la par del desabasto de medicinas, colocará al Sector Salud en condiciones muy precarias.

Además, se despidió a cientos de personas que trabajaban en el Seguro Popular, mismos que fueron notificados mediante simples WhatsApps. Ante el caos, han vuelto a recontratar personal, porque el sistema dejó de ser viable.

Lo asombroso es el alto nivel de aprobación popular de que goza el Presidente pese a errores, excesos verbales, perjuicio a muchos sectores como el agrícola y el turístico. Mantiene un 58 por ciento de aceptación popular, con todo y el aumento de la gasolina que le permitió recaudar 246 mil millones de pesos, en comparación al 2018 en que el fisco contabilizó 100 mil millones.

Tarde que temprano la popularidad se va a diluir inevitablemente. No se puede dar por decreto, salud de calidad a todos los mexicanos en forma gratuita. Es un derecho constitucional, sin embargo es poco factible realizarlo con los recursos que tiene su administración.

Sígueme en twitter: @rubengdl

Dejar respuesta