DE NUEVO EL ZAPOTILLO

CUENTOS DE PEPE EL “GRILLO”... JOSÉ DE JESÚS CEDILLO

El autor es abogado, maestro en Gobierno y Administración Pública.

E-Mail: lic.jesuscedillo@yahoo.com.mx

Facebook: PepeCedillo3

Twitter: @PepeCedillo

0
9

Era una vez…

Dicen los que saben, que en Jalisco… agua que habremos de beber, a tres comunidades harán correr.

Surgió nuevamente el debate por parte del Gobierno Federal, del Estatal, universidades, sociedad civil organizada y los ciudadanos de los poblados deAcasico, Palmarejo y Temacapulìn ante la noticia de que “siempre sí”, se incrementará el tamaño de la cortina de la presa El Zapotillo, que pasará de una altura de 80 a 105 metros, aun en contra de lo que se había prometido y declarado públicamente con bombo y platillo por nuestro gobernador, el cual ahora anuncia su cambio de parecer, lo que significa que dichas localidades serán inundadas.

El definitivo argumento y justificación viene del resultado del estudio realizado por la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), del cual se desprende, que aún con la cortina de la presa a 80 metros de altura, dichos poblados vivirían en riesgo constante e inminente de inundación. Además, tenemos el multicitado fundamento legal-constitucional de beneficiar el bien común; y social, de garantizar el abasto de agua para Los Altos de Jalisco, la Zona Metropolitana de Guadalajara y León (Guanajuato). Por todo ello, dicha decisión fue publicada recientemente.

Habría que realizar un profundo estudio en el que se analice y evalúe el caudal de agua del Río Verde, que garantice la calidad del vital líquido, puesto que el estudio realizado por la UNOPS no determina si dicho recurso hídrico se encuentra en condiciones de ser utilizado para el consumo humano, problema que a su vez puede generar conflictos en materia de salud pública al corto, mediano y largo plazo.

Socialmente, se visualiza una misión bastante complicada por parte del Gobierno del Estado para convencer a los moradores de los tres poblados, para que voluntariamente desalojen sus propiedades y sean reubicados o indemnizados; o por otra parte, en una salida poco conveniente y con mayor costo político, por medio de la fuerza y el poder público, expropiar las propiedades y desalojar a los habitantes de dichas comunidades.

Según los ciudadanos que podrían ser afectados con la construcción de la magna obra, aún quedan juicios por resolver para poder determinar la altura de la cortina, posición en la que el Congreso del Estado se manifestó en contra de su incremento y de la inundación de los pobladosmencionados.

De acuerdo a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), se estima que la obra podría concretarse para el mes de noviembre del año 2018, con un costo aproximado de 17 mil 161millones de pesos, en donde más del 90 por ciento de los recursos provienen de la federación.

Semejante controversia se avecina para nuestras autoridades, con unos pobladores dispuestos a todo por no dejar su comunidad, apoyados por distintas fuerzas de oposición que garantizan un mayor costo político en la toma de decisión, con una problemática inminente y primordial como lo es el desabasto de agua de una de las Zonas Metropolitanas más importantes de nuestro país.

¡Y con el proceso electoral en marcha!…

Por lo que colorín colorado, estos cuentos no han terminado…

Dejar respuesta