CUARTO PODER

0
72

El lapso que lleva la llamada Cuarta Transformación es una montaña rusa. El ambiente es tenso, difícil, incierto. Estamos polarizados. Chairos vs. fifís. “Nosotros los pobres” vs. “Ustedes los ricos”. Buenos y malos. Unos aprueban a López Obrador, haga lo que haga. Otros lo ven todo mal. No le conceden una.

FRANCISCO GARFIAS / Excélsior


Independientemente del cochinero electoral, Miguel Barbosa fue un mal candidato a la gubernatura de Puebla. Hoy sería pésimo (…) Barbosa perdió. El Tribunal Electoral se desgastó. Y, trágicamente, la familia gobernante murió. La entidad merece una oportunidad distinta.

ELISA ALANÍS / El Universal


Convocar a los jóvenes a que se sumen a una guardia nacional inexistente es una jugada política. Tal como ha sucedido con el tren maya o el aeropuerto de Santa Lucía, a López Obrador le gusta vender los quesos antes de ordeñar la vaca para luego presionar a los lecheros para que las decisiones se alineen a su proyecto y su forma de ver el país. En el caso de que el Congreso no aprobara las reformas Constitucionales en materia de seguridad los diputados y senadores serán los culpables de la violencia.

DIEGO PETERSEN / El Informador


El gobierno trata a los otros como adversario, como enemigos. Los gobernadores, la industria, buena parte de Pemex, fueron sorprendidos. No es raro, desde sus primeras explicaciones el Presidente de alguna manera involucró a todos esos actores en el “saqueo” (de gasolina). Y así los trató. Hoy no tiene aliados sino exigencias y quejas.

CARLOS PUIG / Milenio


Una conferencia presidencial de prensa cada día, cuando todavía no hay ni sol en las bardas ni caldo en las fondas, es un afán desmesurado (…) Cuando los intereses entre el emisor y los receptores no son comunes, no hay comunicación. Hay flujo de información o intercambio de opiniones, presunciones, interrogaciones. NO comunicación. Mucho menos comunión. No es una rendición cotidiana de cuentas, es el entrenamiento pugilístico verbal de cada día y el dictado de un guión para el ejército de seguidores de las “benditas redes” sociales.

RAFAEL CARDONA / La Crónica de hoy


Con todo y todo, la maestra (Elba Esther Gordillo) y su gremio trazaron un camino propio con dos vertientes. La primera, constituir un nuevo partido, como lo hizo con Nueva Alianza que, si bien tendrá afinidad con el gobierno en turno, contará con una agenda propia. La segunda ruta es afianzar el liderazgo en el SNTE, en donde realizarán elecciones a finales de enero o principios de febrero.

ALFREDO GONZÁLEZ / El Heraldo de México

Compartir
Artículo anteriorPUEBLA y el PAN
Artículo siguienteCandor e ingenuidad

Dejar respuesta