CUARTO PODER

0
17

Ya no cabe duda de que el secretario de Hacienda es uno de los dos finalistas.

JOAQUÍN LÓPEZ-DÓRIGA / Milenio


Se están dando con todo, como nunca antes. PRI y PAN. Gobierno y Frente. Pero a los dos se les está olvidando algo: el que puntea en los careos de las encuestas presidenciales rumbo al 2018 es Andrés Manuel López Obrador, quien luce tranquilo, sin estrés, disfrutando el espectáculo de cómo se pelean sus rivales. Agita el agua con algún tuit, pica a Osorio Chong, pica a Nuño, a Meade, a Anaya, y se repliega mientras atestigua el agarrón.

CARLOS LORET DE MOLA / El Universal


Hace un año nadie se imaginaba un mundo sin TLC. En realidad, nadie se imaginaba que Donald Trump iba a ser presidente de Estados Unidos. Pero cuando se planteaba la posibilidad el peso temblaba, los economistas temblaban, los empresarios temblaban (…) Hoy, esos mismos economistas comienzan a imaginar un México sin Tratado. Algunos aseguran incluso que no pasa nada, lo cual tampoco es cierto. El premio Nobel de Economía, Paul Krugman, dice que de acabarse el Tratado simplemente seríamos un poco más pobres. No es para nada una buena noticia, pero tampoco se derrumba el país.

DIEGO PETERSEN / El Informador


Al cierre de este año, la inflación (el incremento de precios) cerrará en niveles superiores al 6%. Tendremos una de las inflaciones más alta de la última década. Sin embargo, la inflación oficial, la que reporta el INEGI, no será tan alta como la inflación que registran en su bolsillo los trabajadores y que profundiza la erosión que sufren los salarios.

CLAUDIA VILLEGAS CÁRDENAS / La Crónica de hoy


El nobel Paul Krugman pone en 25% la probabilidad de que el TLC se cancele, mientras que la calificadora Fitch calcula ese riesgo en 30 por ciento. Estos dos cálculos dejan claro que sigue siendo mayor la probabilidad de que el acuerdo sobreviva, pero preocupan por una razón: hace un año la probabilidad era cercana a cero.

El TLC no está muerto, pero lo estará, si nadie levanta la voz en su defensa.

LUIS MIGUEL GONZÁLEZ / El Economista


Triste momento cuando un Presidente renuncia a su obligación de acercar posturas, de hacer política. Pienso en Trump y los demócratas, pienso en Rajoy y en Puigdemont y pienso, desde luego, también en Peña Nieto, que ya desistió de encabezar la discusión para la construcción de la nueva Fiscalía que prometió en su Pacto por México.

MARÍA MARVÁN LABORDE / Excélsior


¿Cómo será Osorio Chong sin tantos lugares comunes, sin su camisa de soy el político, pero también el de seguridad, pero también el hombre de provincia, pero también quién sabe qué?  ¿Cómo será sin sus tarjetas?

ISABEL ARVIDE / El Sol de México

Compartir
Artículo anteriorELECCIONES DIFERENTES
Artículo siguientePUIGDEMONT Y TSIPRAS

Dejar respuesta