Aquí y en China, eso se llama Corrupción

A decir verdad... Por: Rubén Iñiguez. <7h3>

Sígueme en twitter: @rubengdl

0
140

Ni el PRI en sus años de gloria se atrevió a tanto. Pero la Cuarta Transformación que tiene como bandera principal la lucha contra la corrupción, parece que, en los hechos, aplica todo lo contrario, ya que Jazmín Esquivel Mossa, fue nombrada Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con un Senado de la republica controlado por el partido Morena.

Jazmín Esquivel, se convierte en un personaje con muy poca credibilidad en la impartición de justicia, por el simple hecho de ser la esposa de José María Riobóo, “el contratista favorito de AMLO”, que hizo el segundo piso del Periférico capitalino, y que además promueve el plan del aeropuerto de Santa Lucía, así como la ampliación del actual aeropuerto internacional y del uso del aeropuerto de Toluca, además de promover la cancelación del NAIM en Texcoco, rindió protesta con un Senado controlado por el partido Morena.

Los próximos 15 años será una Ministro que desequilibrará la independencia del Poder Judicial, ya que son muchos los favores y negocios entre su marido y el actual Presidente López Obrador, quién no tuvo empacho en apoyar ese nombramiento, que lo coloca como un presidente que infringió en un acto evidente de corrupción, actividad de la que siempre estuvo en contra durante los 18 años que duró en campaña por la Presidencia de la República.

La señora ministro Esquivel Mossa, quien sustituye a Margarita Luna Ramos, superó en la terna a otras dos candidatas también morenistas, como LorettaOrtíz, y Celia Maya García, posicionándose en dicho cargo, en segunda vuelta, obteniendo 95 votos en favor.

La ministra, también tiene en su haber la cercanía con el canciller Marcelo Ebrard, o sea, forma parte de la realeza de Morena. Además, tiene un caso controversial sobre el apoyo otorgado a la construcción de la súper vía Poniente. También ha sido señalada por colocar en cargos públicos a recomendados o personas afines a la nueva encargada de administrar justicia en el máximo tribunal de la nación.

La determinación había sido criticada como un detrimento a los derechos humanos en México. En su momento, hicieron serios pronunciamientos organismos internacionales, como el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), así como la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), y la Fundación para el Debido Proceso (DPLF), que señalaron en un comunicado que Jazmín Esquivel Mossa y las otras dos aspirantestuvieron deficientes presentaciones el pasado 4 de marzo en sus respectivas comparecencias, y adicionalmente fueron señaladas por tener vínculos directos y activos con el Movimiento de Regeneración Nacional y el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Por último, quisiera cerrar mi opinión, amable lector, con una pregunta al aire: ¿De verdad supone el Presidente Andrés Manuel López Obrador que somos tan ingenuos para no darnos cuenta del precedente negativo que deja esta decisión?

¡Y apenas van poco más de 100 días de su gobierno!

Sígueme en twitter: @rubengdl

Dejar respuesta