SIMPOSIO GUADALUPANO EN LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA

0
280

POR ALFREDO ARNOLD / Con la participación del cardenal Juan Sandoval Íñiguez, la comunicadora Lupita Venegas y el maestro Refugio Magallanes se realizó el II Simposio Guadalupano organizado por el Centro de Estudios Humanísticos de la Universidad Autónoma de Guadalajara. El tema fue “La maternidad de la Santísima Virgen”.

El cardenal Juan Sandoval hizo una amplia exposición desde la perspectiva teológica sobre la maternidad divina y la maternidad humana de María, aunque advirtió que, sin entrar en demasiados argumentos, el propio testimonio de la Virgen de Guadalupe avala los dos conceptos: la maternidad divina, al presentarse ante Juan Diego como “Yo soy la madre del verdadero Dios por quien se vive”; y la humana, cuando tranquiliza al propio Juan Diego con las palabras “¿No estoy yo aquí, que soy tu madre?”.

Refirió que la maternidad divina de María fue definida por la Iglesia a partir de la divinidad de Cristo, su hijo, en los concilios de Nicea en el año 313, el Constantino-napolitano en 381 y el de Éfeso en 431, en los que se combatió la herejía arriana aclarando que las naturalezas divina y humana están presentes en unión hipostática en una misma persona: Jesucristo, y María es madre de esa Persona.

Y en cuanto a la maternidad humana, explicó que la Virgen es madre natural de Cristo y madre del género humano en el orden de la gracia ya que el propio Jesús, en la cruz, la entregó como madre al apóstol Juan; también está asociada al dolor humano por haber participado en la Pasión; además, Jesús la obedeció en las bodas de Caná a pesar de que “aún no era su hora”, y así mismo estaba reunida con los apóstoles cuando nace la Iglesia, en Pentecostés.

El cardenal Sandoval Íñiguez también disertó sobre los cuatro dogmas de la Iglesia católica referidos a la Virgen María: 1) Maternidad divina y humana; 2) Virginidad; 3) Inmaculada desde su concepción, y 4) Asunción gloriosa.

Don Juan Sandoval es arzobispo emérito de Guadalajara y conserva su cargo de presbítero de Nuestra Señora de Guadalupe y San Felipe en la Vía Aurelia de Roma, nombramiento que le fue conferido el 26 de noviembre de 1994.

VOCACIÓN A LA MATERNIDAD. En la segunda exposición, la licenciada Guadalupe Venegas Leiva, comunicadora y directora de Valora, habló sobre el cambio de paradigma que está ocurriendo en la sociedad: la mujer no quiere tener hijos, renunciando al papel que por naturaleza se le otorgó:  dar vida.

Actualmente, dijo, existe una sociedad con “mujeres modernas” que prefieren ser exitosas en el ámbito laboral y obtener excelentes posiciones dentro de una institución, dejando por un lado la misión de formar y criar una familia. “Las mujeres tienen el gran don de la maternidad, son fuente de vida, tienen la capacidad de formar a un ser vivo con el apoyo de su pareja y juntos lograr una familia con valores más sólidos. Es irreemplazable el lazo y el amor que existe entre una madre y su hijo”, afirmó la expositora.

También hizo un reconocimiento a las madres solteras, ya que, aunque tuvieron la opción del aborto, decidieron sacar adelante a sus hijos aun sin el apoyo de una pareja.

ICONOLOGÍA GUADALUPANA. El simposio concluyó con la conferencia del maestro Refugio Magallanes, quien abundó acerca de los símbolos y mensajes que surgen del estudio de la tilma de Juan Diego donde se estampó milagrosamente la imagen de la Virgen de Guadalupe. “El ayate, hecho de una especie de maguey que ya ni siquiera existe en México, es un enigma para la ciencia, para la historia y para la religión”, dijo.

El maestro Magallanes, investigador y estudioso del milagro guadalupano, hizo una amplia exposición sobre el impacto de las apariciones del Tepeyac en el nacimiento y devenir de la Nueva España y de la nación mexicana. Afirmó que “la diferencia entre la desaparición de la Nueva Francia en la costa este de Norteamérica y el desarrollo de la Nueva España durante tres siglos, más dos que llevamos de México independiente, es precisamente el milagro guadalupano”.

Antes de iniciar el simposio, en el auditorio “Dr. Luis Garibay Gutiérrez”, el cardenal Juan Sandoval dirigió una oración.

La inauguración estuvo a cargo del Dr. Néstor Velasco Pérez, vicerrector académico emérito y representante del Rector, Lic. Antonio Leaño Reyes. “La enfermedad moral que padecen México y en general Latinoamérica, son resultado de la claudicación de los propios creyentes en la defensa de la fe”, dijo el Dr. Velasco Pérez.

Antes, el director del Centro de Estudios Humanísticos, maestro Héctor Gómez, señaló que el fin de este simposio era rendir homenaje a la Guadalupana y reflexionar en el hecho de que es Madre de Dios y de los hombres.

Los expositores recibieron reconocimientos de manos del Vicerrector Administrativo, Lic. Juan Carlos Leaño del Castillo; el Dr. Néstor Velasco y el Dr. Ricardo Beltrán Rojas, Secretario General de la UAG.

Al término de la segunda conferencia se hizo el rezo del Ángelus, y después de finalizado el simposio se interpretó música mariana.

Dejar respuesta