RECOMIENDA EL FMI EMITIR BILLETES VIRTUALES

POR YOLANDA MORALES

0
132

Ciudad de México / El Economista.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) sugiere a los bancos centrales la emisión de billetes digitales propios para seguir procurando que su dinero resulte atractivo como vehículo de liquidación.

Considera que facilitar su utilización en el mundo digital emitiendo billetes digitales propios complementaría el efectivo físico y las reservas bancarias, lo que les permitiría familiarizarse con el manejo de estos activos y no quedar al margen de la tecnología.

En un artículo, publicado en su revista mensual, consignan que la moneda digital podría intercambiarse entre pares de manera descentralizada como sucede con los criptoactivos, y se basaría en un registro distribuido con permisos donde el banco central sería el encargado de determinar quién actúa.

El artículo, desarrollado por Dong He, subdirector del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, plantea que una manera en la que los bancos centrales pueden evitar la presión competitiva que los criptoactivos pueden ejercer sobre las monedas fiduciarias es seguir ejecutando una política monetaria efectiva, y estar abiertos a nuevas ideas y necesidades, a medida que vayan evolucionando las economías.

Una política monetaria moderna, basada en la sabiduría colectiva y el conocimiento de los miembros de los comités, respaldada por la independencia del banco central, considera, “es el mejor camino para mantener unidades de cuenta estables”.

Observa que “para no quedar al margen, deberían ofrecer unidades de cuenta más estables que los criptoactivos y lograr que el dinero del banco central resulte atractivo como medio de cambio en la economía digital”.

Enfatizan que los bancos centrales deben mantener la confianza del público en las monedas fiduciarias y seguir compitiendo en una economía de servicios digital, colaborativa y descentralizada.

El funcionario del FMI dice que “hay posibilidades y disyuntivas que deberían considerarse cuidadosamente a la hora de diseñar la moneda digital del banco central, como la forma de evitar cualquier riesgo adicional de corridas bancarias provocadas por la comodidad que ofrece el efecto digital”.

Dejar respuesta