PARA RESTABLECER EL ORDEN, TRUMP ALISTA MILES DE SOLDADOS

0
26

AFP / El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este lunes el despliegue de miles de soldados armados en Washington, tras los disturbios del domingo por la noche, que calificó como una “deshonra”.

En medio de una ola de manifestaciones por la muerte hace una semana de un ciudadano negro en Minneapolis, asfixiado por un policía blanco que lo estaba inmovilizando, Trump anunció que desplegará militares para detener “los disturbios, los saqueos, el vandalismo, los ataques y la destrucción gratuita de la propiedad”.

“My fellow Americans – My first and highest duty as President is to defend our great Country and the American People. I swore an oath to uphold the laws of our Nation — and that is exactly what I will do…”,tuiteó el mandatario.

“Lo que pasó en la ciudad anoche es una deshonra absoluta”, dijo Trump en un discurso pronunciado en la Casa Blanca al mismo tiempo que la policía comenzó a dispersar una protesta a pocos metros del edificio.

“Estoy enviando miles y miles de soldados fuertemente armados, personal militar y agentes de las fuerzas del orden”, aseguró.

Tras un fin de semana de manifestaciones pacíficas que en la noche derivaron en disturbios, incluyendo un intento de prender fuego a una iglesia histórica situada frente a la Casa Blanca, Trump calificó los actos como “terrorismo interno” y dijo que va a desplegar a la Guardia Nacional.

Después de las declaraciones en los jardines de la Casa Blanca, el mandatario anunció, para sorpresa general, que iría a un lugar “muy, muy especial”.

Y a continuación, se dirigió a pie a la llamada “iglesia de los presidentes”, la Iglesia de Saint John, un histórico edificio cerca de la Casa Blanca, que tras los demanes del domingo resultó parcialmente dañada por un incendio y con grafitti.

“Tenemos un gran país”, dijo Trump, con una Biblia en la mano.

“Es el país más grande del mundo. Y garantizamos su seguridad”, agregó poco después, junto al fiscal general Bill Barr y la portavoz de la Casa Blanca, KayleighMcEnany.

Unos minutos antes de la llegada del presidente, la policía había evacuado a los numerosos manifestantes presentes en el sitio y en la adyacente Plaza Lafayette.

Este estallido de protesta es el más extendido que ha vivido Estados Unidos desde 1968 cuando varias ciudades sufrieron incendios tras el asesinato del líder negro emblema de la lucha por los derechos civiles, Martin Luther King Jr.

Estos incidentes también son una reminiscencia de la violencia que sacudió Los Ángeles en 1992 por una ola de indignación después de que cuatro policías fueran absueltos tras golpear brutalmente al motorista negro Rodney King.

Dejar respuesta