MILES DE TRABAJADORES SIGUEN EN ESPERA DE UN AUMENTO SALARIAL

0
121

A inicios de año, el gobierno mexicano anunció un incremento histórico del salario mínimo, de $88.36 a $102.68 pesos en casi todo el país mientras que en los estados fronterizos subió a $176.72 pesos, una medida que beneficiará principalmente a los trabajadores que menos perciben al mes. Esta coyuntura representa una buena oportunidad para que las empresas consideren la implementación de soluciones para mejorar la Calidad de Vida de sus empleados, con miras a elevar su productividad, bienestar y felicidad, entre otros beneficios que además abonan al buen desempeño de las compañías.

Con el objetivo de conocer qué es lo que piensan los trabajadores sobre esta modificación, Sodexo Beneficios e Incentivos México realizó una encuesta nacional a más de 7,000 usuarios de su aplicación móvil happi Club. En ella se arrojaron resultados interesantes sobre las expectativas de los empleados y qué prestaciones adicionales a las de la ley les gustaría que ofrecieran sus patrones, entre otra información de valor para los departamentos de Recursos Humanos.

El 79% de los encuestados afirmó que espera un incremento en su salario por parte de la empresa en la que labora, 12% ninguno y 9% no sabe si lo tendrá o no. Quienes dijeron haber experimentado ya un ajuste en sus quincenas, 41.1% respondió que se dio en proporción al aumento del salario mínimo, 18.1% en función del cumplimiento de objetivos o evaluación anual, 8.3% en proporción a la inflación más un porcentaje de acuerdo a desempeño y objetivos, 7.9% un incremento igual a la inflación y 3.2% un alza mayor a la inflación.

Llama la atención que el 21.4% respondió que no tuvo ningún incremento, lo que para las empresas representa una oportunidad de elevar su desempeño y además mejorar su Calidad de Vida a través de otras opciones que no sean necesariamente un aumento salarial. Por ejemplo, una de las soluciones más usadas por las empresas exitosas es la entrega de monederos electrónicos de despensa o de alimentación, que aparte de incentivar el sentimiento de pertenencia de los colaboradores, ofrece el atractivo para los patrones de poder deducir hasta un 53% de esos apoyos.

Entre las prestaciones adicionales a las de la ley que ofrecen las empresas, las principales son precisamente los vales de despensa (84.2%), que por años han demostrado su efectividad al momento de querer reconocer y retener el talento humano en las organizaciones. Le siguen fondo de ahorro (56.9%), caja de ahorro (34.4%), beneficios de alimentación (33.4%), seguro de gastos médicos (32.4%), uniforme corporativo (31%), gastos funerarios (24.1%), becas escolares (17%) e indemnizaciones (11%), entre otras respuestas de menor rango que se pueden consultar en el estudio completo.

Entre las preguntas que se les hicieron a los trabajadores, una de las más relevantes fue, qué es lo que quisieran para que la empresa donde laboran lleve a cabo el aumento salarial. El 29.3% afirmó que desea un aumento en proporción a la inflación más un porcentaje de acuerdo al desempeño y cumplimiento de objetivos, 28.9% un incremento en proporción al aumento del salario mínimo, 20% un alza de acuerdo al cumplimiento de objetivos o evaluación anual, 12.8% un avance superior a la inflación y 9% un ajuste a la par de la inflación.

Una lectura que podemos dar a los datos anteriores es que los trabajadores mexicanos tienen un alto nivel de entrega y compromiso: prácticamente a la mitad de los entrevistados les agradaría recibir un estímulo a partir de su desempeño y cumplimiento de objetivos, independientemente de la inflación. Y casi una tercera parte respondió lo que sería más evidente: un aumento proporcional.

En las organizaciones donde por una u otra razón no sea posible recompensar el esfuerzo de la plantilla laboral con incrementos económicos, los beneficios e incentivos para una amplia variedad de necesidades de los trabajadores se vuelven más que convenientes.

“La entrega de tarjetas o vales de despensa, de alimentación o de vestimenta, entre muchas otras opciones de las que ahora disponen las empresas; ha demostrado que favorece al crecimiento de la productividad de la plantilla laboral. Es una forma de que los empleados sepan que sus empleadores se preocupan por ellos. No se trata solamente de realizar ajustes por obligación o presión gubernamental, sino de hacer sentir a los colaboradores parte fundamental de una familia”, afirmó al respecto Roxana Aguirre, directora de Recursos Humanos de Sodexo Beneficios e Incentivos México.

“En las compañías donde hay puestos con una baja remuneración, estas medidas cambian prácticamente la vida de los trabajadores. Todo contribuye a los resultados de la organización y a la felicidad del colaborador; así son las empresas exitosas del siglo XXI”, añadió.

Por último, la encuesta reveló también que la importancia de que los trabajadores reciban algún tipo de estímulo radica en que los motivaría a cumplir sus metas corporativas (35.3%), elevaría su Calidad de Vida (27.2%), ahorrarían y mejorarían su situación económica (17.1%), sentirían que la compañía toma en cuenta sus necesidades (12.2%) –lo que además conlleva un mayor sentido de pertenencia-, y el 8.2% opina que es una forma de reconocimiento que reciben por parte de la organización.

En este sentido, los incentivos adicionales al reciente incremento salarial a nivel nacional representan más que una opción para retener el talento e incentivar la productividad y la lealtad para obtener mejores resultados, sino que son una muestra del lado más humano de las organizaciones; en un contexto donde ha quedado comprobado que aquellas que se preocupan por el bienestar y la Calidad de Vida de sus trabajadores son las que más rápido crecen y se posicionan en el competitivo mercado empresarial, sin importar la industria en la que se desempeñen.

Dejar respuesta