MENSAJE A LA NACIÓN DEL PRESIDENTE PEÑA NIETO

0
40

Mexicanas y mexicanos:

Este mes, la naturaleza puso a prueba la fortaleza de México.

El primero de septiembre, la tormenta tropical Lidia azotó Baja California Sur.

Una semana después, 11 entidades sufrieron el terremoto de mayor intensidad de que se tenga registro en nuestro territorio, y que devastó muchas comunidades de Chiapas y Oaxaca.

El 19 de septiembre otro terremoto de gran magnitud golpeó el centro del país, con graves consecuencias en la Ciudad de México y en los estados de México, Morelos y Puebla.

En el transcurso de estas tres semanas, lamentablemente más de 400 personas perdieron la vida, y cerca de 190 mil inmuebles sufrieron graves daños o fueron destruidos a causa de esos desastres.

A pesar de estos dolorosos acontecimientos, México está unido y de pie.

Frente a las emergencias, se volcó la generosidad de los mexicanos en favor de los mexicanos.

Gobierno y sociedad estamos apoyando a la población damnificada, gracias a la solidez de nuestras instituciones y a la solidaridad de nuestra gente.

En mis recorridos por las entidades que sufrieron daños, he sido testigo del compromiso y la entrega de decenas de miles de voluntarios, especialmente jóvenes, que auxilian incondicionalmente a quien lo requiere, como brigadistas, dando apoyo en centros de acopio, o compartiendo información en las redes sociales.

También he visto a las y los mexicanos que laboran en el Gobierno de la República, en los estados y en los municipios, dar lo mejor de sí en la primera línea de atención a la población afectada.

Más de 90 mil servidores públicos federales se han movilizado en los 300 municipios o delegaciones políticas de las entidades afectadas, apoyando a quienes más lo necesitan.

Codo con codo, las 24 horas del día, soldados, marinos, policías, médicos, enfermeras y funcionarios han trabajado al lado de brigadistas y voluntarios de la sociedad civil para superar la adversidad.

A todos ellos, voluntarios y servidores públicos, mi gratitud, admiración y respeto.

Valoro también el generoso esfuerzo del sector privado para apoyar a los mexicanos en situación de desastre.

De igual manera, agradezco la solidaridad y el afecto de naciones amigas y organismos internacionales.

Los mexicanos recordaremos su apoyo.

Continuaremos con las operaciones de búsqueda y rescate. Y donde ya es posible, entramos en la fase de reconstrucción.

En los estados, apoyaremos directamente a las familias con recursos y materiales para reparar los daños parciales o para la construcción de una nueva vivienda.

También se otorgarán apoyos para reactivar las actividades económicas en las localidades afectadas.

En la capital del país, vamos a agilizar y facilitar el cobro de los seguros de daños.

Además, junto con el Gobierno de la Ciudad de México y el sector financiero, respaldaremos a la población afectada con créditos especiales, en condiciones favorables, para reponer o reparar viviendas dañadas.

Junto a esto, el INFONAVIT y el FOVISSSTE ofrecerán créditos accesibles para sus derechohabientes afectados por el sismo.

Sé que muchos sienten miedo y angustia.

Les digo que habremos de poner especial cuidado en las tareas de protección a la población.

Así lo estamos haciendo en las escuelas y centros de trabajo de las zonas afectadas.

Mi máxima prioridad es velar por tu vida y la de tu familia.

Hoy la unidad de todos los mexicanos está presente y debe continuar para compartir palabras de aliento y abrazar a quienes necesitan apoyo y compañía.

Seguiremos demostrando que somos un pueblo que no se rinde frente a la adversidad y que está listo para salir adelante.

Muchas gracias.

Dejar respuesta