MÁS DE 128 MIL PERDIERON SU EMPLEO EN 2º. TRIMESTRE

0
71

El Financiero / El número de personas desocupadas registradas durante el segundo trimestre del año ascendió a 2 millones 14 mil 496 personas, lo que significó un incremento de 128 mil 291 personas respecto al trimestre inmediato anterior, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La tasa de desocupación de la Población Económicamente Activa (PEA) se ubicó en 3.5 por ciento durante el segundo trimestre de 2019, cifra superior al 3.4 por ciento reportado durante el trimestre previo.

Dicho índice cuantifica a la población que no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta, pero manifestó su disposición de hacerlo e hizo alguna actividad por obtener empleo.

“La tasa de desocupación es más alta en las localidades grandes, en donde está más organizado el mercado de trabajo. Es así como en las zonas más urbanizadas (con más de 100 mil habitantes), la tasa llegó a 4.1 por ciento, mientras que en las rurales de menos de 2,500 habitantes se estableció en 2.3 por ciento”, señala el INEGI este miércoles en un comunicado.

Según cifras de la ENOE, el 46.6 por ciento de las personas desocupadas del país tienen entre 25 y 44 años, mientras que el 34.6 por ciento está en el rango de 15 a 24 años.

A su vez, las estadísticas revelaron que casi la mitad de la población desocupada (47 por ciento), cuenta con estudios de educación media superior y superior; el 36 por ciento estudió la secundaria completa; y el 12.8 por ciento tiene la primaria terminada. El restante 4.3 por ciento corresponde a las personas que no pudieron concluir su educación básica.

Alrededor de un millón 829 mil de las personas que se encuentran desocupadas ya cuentan con experiencia en el ámbito laboral. El 47.6 por ciento de este grupo de personas se encuentra sin trabajo debido a que perdieron o terminaron su empleo anterior; el 36.2 por ciento renunció, y el 3.5 por ciento dejó o cerró un negocio propio.

La encuesta trimestral reveló además que 4.2 millones de personas entraron dentro de la categoría de subocupadas, es decir, aquellas que tienen la necesidad de ofrecer más tiempo de trabajo, lo que se traduce en la búsqueda de una ocupación complementaria o de un nuevo trabajo.

La tasa de desocupación durante el segundo trimestre del año fue de 7.7 por ciento respecto a la población ocupada, lo que representó su mayor nivel para un periodo abril-junio desde 2016.

Por otra parte, la tasa de condiciones críticas de ocupación se ubicó prácticamente en el mismo nivel que el trimestre anterior, al registrar una tasa de 18.9 por ciento respecto a la población ocupada.

El empleo precario incluye a las personas que trabajan menos de 35 horas a la semana o que trabajan más de este tiempo, pero con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo. También contabiliza a los que laboran más de 48 horas semanales con un pago de hasta dos salarios mínimos.

Durante el segundo trimestre del año, todas las modalidades empleo informal sumaron 30.9 millones de personas, lo que significó un incremento de 1.6 por ciento en comparación del mismo trimestre del año anterior.

La ENOE reveló que el 56.3 por ciento de la población ocupada se encuentra laborando en la informalidad.

De manera particular, 15.3 millones de personas obtienen sus ingresos del sector informal (actividades económicas que operan a partir de recursos de los hogares, pero sin constituirse como empresas); 7.5 millones se desempeñaron en empresas, gobierno e instituciones (sin prestaciones laborales ni seguridad social); 5.9 millones en el sector agropecuario, y otros 2.3 millones laboraron en el servicio doméstico remunerado.

Dejar respuesta