LIBERTAD DE PRENSA

POR GONZALO LEAÑO REYES

0
37

Este día 3 de mayo se conmemoró el Día Mundial de la Libertad de Prensa, si bien vale la pena aclarar que, en México, el presidente Miguel Alemán Valdés estableció en 1951 como Día de la Libertad de Expresión el 7 de junio. Esta libertad quedó consagrada en los artículos 6º y 7º de nuestra Constitución.

Con motivo de la celebración del 3 de mayo, organizaciones internacionales como la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), expresaron su preocupación por las amenazas que acechan al trabajo periodístico en diversas regiones del mundo. La Asociación Mexicana de Editores (AME) que nos honramos en presidir, comparte la inquietud por la falta de protección de los periodistas para ejercer su oficio con seguridad y sin restricciones, así como el hostigamiento contra la prensa que se manifiesta de diversas formas en varios países.

Considera la SIP que, a pesar de la existencia de democracias funcionales en muchos países, también proliferan restricciones al trabajo periodístico; que el disenso de medios y periodistas al oficialismo se “disciplina” con regulaciones, decretos ejecutivos, proyectos de ley que estrangulan económicamente y afectan la independencia editorial.

Señala, así mismo, que la forma más severa de frenar la difusión de información incómoda es el asesinato. Reproducimos a continuación las cifras difundidas por la SIP:

“Desde mayo de 2017 a la fecha han sido asesinados 23 periodistas en Brasil, El Salvador, Ecuador, Guatemala, Honduras y México, que ejercían su profesión a través de medios digitales, periódicos, televisión y radio. Por ello luchamos a través del Sistema Interamericano de Derechos Humanos para lograr la justicia que se niega en diferentes países y para enfrentar la impunidad. Esperamos con ansias una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el caso del periodista colombiano Nelson Carvajal, asesinado hace 20 años. La Justicia en este caso podría derivar en acciones concretas que deberían tomar todos los gobiernos de la región para proteger la vida de los periodistas y, por ende, el derecho del público a la información”.

El periodista estadounidense Anthony Lewis afirmó recientemente que “para la prensa latinoamericana, la muerte no es una metáfora, es una realidad”, y el presidente de la SIP, Gustavo Mohme agrega que esta grave situación obliga a reflexionar sobre el papel que juega la organización en la defensa de las libertades de expresión y de prensa.

Afirma Mohme: “Nos inquieta el autoritarismo todavía existente en Nicaragua, Cuba y Venezuela. Por ello hemos instado a los gobiernos reunidos en la octava Cumbre de las Américas a que en el marco de la Carta Democrática Interamericana sigan impulsando el retorno de la democracia y denunciando la violación de los derechos humanos en todas sus dimensiones. Cuando todos los nicaragüenses, venezolanos y cubanos tengan el derecho a elegir limpiamente a sus representantes, sean respetados en su disenso y se les garanticen las libertades de reunión, movilización y expresión, sólo entonces dejaremos de reclamar”.

Por otro lado, es evidente que la llegada de los medios digitales plantea nuevos escenarios y retos en cuestión de libertades, ante lo cual la SIP está avocada a incorporar a este nuevo orden la Declaración de Chapultepec, firmada en México hace 24 años.

Hoy se habla con insistencia del derecho a la privacidad de los datos personales, el derecho al olvido, la protección de la niñez, la necesidad de frenar las fakenews, de donde surgen nuevos retos para orientar a la sociedad e impedir que prosperen iniciativas que busquen frenar la libre expresión.

El panorama informativo actual es complejo: por una parte, las sociedades se han abierto como nunca antes y están ávidas de que se les hable con la verdad; y por otra, los medios informativos se han multiplicado y las poderosas redes digitales carecen de control. El reto es mayúsculo, pero el esfuerzo por encontrar una solución justa vale la pena, ya que una sociedad bien informada será una sociedad más libre y ordenada.

Dejar respuesta