LE DAN GOLPE DE ESTADO A YEIDCKOL EN MORENA

0
26

EXCÉLSIOR / Morena profundizó aún más sus divisiones internas, puesto que, a partir de este lunes, tendrá dos presidentes del Comité Ejecutivo Nacional, ya que el Congreso Nacional de Morena designó a Alfonso Ramírez Cuéllar como presidente del CEN de Morena, pero Yeidckol Polevnsky aseguró que este Congreso fue inválido y que no dejará la presidencia del partido.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) decidirá si este Congreso fue válido o no, toda vez que la convocatoria ya tiene 15 impugnaciones de diversos morenistas, luego de que Bertha Luján, presidenta del Consejo Nacional, tomó como válido el quórum del Congreso con 1,310 asistentes, de un total, dijo, de 2,600 delegados, y no de los 3,000 que deberían conformarlo.

Luego de la toma de protesta de Ramírez Cuéllar, el todavía diputado federal comentó que este lunes buscará a Polevnsky, se comunicará con el presidente Andrés Manuel López Obrador, enviará su carta de licencia a la Cámara de Diputados y convocará a una reunión del Comité Ejecutivo para el miércoles.

El Tribunal Electoral había dado 90 días a Morena para realizar sus elecciones internas, pero hasta el momento, ni siquiera el padrón del partido está actualizado.

Sin padrón actualizado no pueden realizarse las asambleas distritales y estatales para nombrar dirigencias en esos niveles y luego delegados al Congreso Nacional Ordinario que elija al nuevo CEN, según el proceso que Polevnsky dice que debe seguirse, mientras Bertha Luján apuntó en el Congreso que utilizarán el padrón del partido con corte a agosto de 2019.

El plazo de los 90 días para elegir dirigencia concluye el 31 de enero, dijo Luján, quien organizó este Sexto Congreso Nacional Extraordinario “para cumplir con la sentencia del Tribunal Electoral”.

Además, informó que se solicitará al Tribunal una prórroga para que el nuevo presidente organice la elección interna en cuatro meses.

Sin embargo, en entrevista con los medios, Alfonso Ramírez Cuéllar no se comprometió a dar una fecha para tener organizadas las elecciones.

Sobre su presidencia, apuntó que “es una presidencia que sale con mucha fuerza. Aquí está la mayoría, nunca nadie puede dudar de que aquí está la mayoría de Morena. Ya hay un nuevo presidente. Yeidckol y yo somos muy amigos y tenemos una relación excelente. Yo la voy a buscar”.

Ramírez Cuéllar desconoció también el rechazo del Congreso al método de encuestas para elegir dirigencias, y dijo que organizará un “congreso nacional” o realizará una “amplia consulta” entre las bases para permitir otros métodos de elección interna de los órganos de dirección del partido, entre ellos, las encuestas.

La elección se llevó a cabo sin la presencia de Yeidckol Polevnsky ni de los congresistas que le son afines. Se procedió a la votación con la candidatura de Alfonso Ramírez Cuéllar y luego, cartera por cartera, fueron proponiendo a candidatos para los diez lugares restantes.

Después de la votación y del recuento de votos, Bertha Luján evitó decir con cuántos votos había ganado Ramírez Cuéllar y se limitó a asegurar que “con el 100 por ciento de los votos”.

Luego dio a conocer los ganadores de las 10 carteras, también con porcentajes, sin decir el número de sufragios.

Junto a Alfonso Ramírez Cuéllar, se eligió a Xóchitl Zagal como secretaria de Organización (en lugar de Leonel Godoy); Cuauhtémoc Becerra como secretario de Comunicación, Difusión y Propaganda; Enrique Dussel como secretario de Educación, Formación y Capacitación Política; Esther Araceli Gómez como secretaria de Diversidad; secretaria de Indígenas y Campesinos, Edi Margarita Soriano; secretario de Producción, Gonzalo Machorro; secretaria de Estudios y Proyecto de Nación, Liliana Castro, y como secretaria de Exterior, Martha García.

En el evento tampoco estuvieron presentes los otros liderazgos del partido ni los demás aspirantes a la dirigencia, como en el caso de Alejandro Rojas, quien envió su posicionamiento y aseveró que el partido es bipolar, porque ahora tiene dos dirigentes en pugna: “Ahora resulta que Morena es bipolar. Peor, imposible”, subrayó.

Dejar respuesta