LA HEPATITIS “C” ATACA EN FORMA SILENCIOSA

0
64

Teresa fue mamá por primera vez en 1995. Tenía 23 años. Recibió una transfusión sanguínea, aunque no se presentaron mayores complicaciones. “En ese tiempo no había mucho control”, comenta.

Trece años después, en 2008 cuando fue a donar sangre para un familiar que la requería, se encontró con una desagradable sorpresa: llevaba todo ese tiempo enferma de Hepatitis “C” sin ni siquiera saberlo. Lo que siguió fue muy duro: fatiga crónica, medicamentos, quimioterapias, un cambio drástico en la vida familiar.

Teresa tuvo la fortuna de superar la enfermedad a base de un antiviral de acción directa que la curó por completo.

De la experiencia que le tocó vivir, la señora Teresa Muñoz Haro ha querido rescatar lo positivo, para lo cual fundó la asociación Jalisco Unidos por la Salud, a través de la cual ofrece apoyo a las personas enfermas de Hepatitis “C”. Da orientación y acompañamiento para que los pacientes encuentren el mejor camino hacia la curación. Entre 60 y 100 personas enfermas que están conectadas su asociación reciben información y cuidados, se mantienen en comunicación y eso les permite potenciar los resultados del tratamiento médico que les ofrecen las instituciones públicas de salud.

La señora Muñoz Haro hace énfasis en los siguientes hechos: 1) Cualquier persona puede contraer la enfermedad; 2) Es una enfermedad silenciosa, en el ochenta por ciento de los casos no presenta síntomas; 3) Puede llegar a ser muy grave, convertirse en cirrosis, provocar cáncer hepático o dañar gravemente el hígado, está entre las diez principales causas de muerte en nuestro país; pero… y esto es lo más importante, 4) Es curable.

Actualmente, el estilo de vida de muchos jóvenes los pone en situación de riesgo frente a esta enfermedad; los tatuajes, las drogas inyectadas y los piercings representan un peligro latente. Se transmite principalmente por la sangre, aunque en ocasiones también por contacto sexual.

Para Teresa Muñoz y sus colaboradores en la asociación, el objetivo principal es concientizar, principalmente a los jóvenes, de la importancia que tiene la detección oportuna de esta enfermedad. “Lo más preocupante es que ya existe la cura y la gente no lo sabe. El hígado se regenera y en caso de que regresara el virus, se da terapia de rescate”, afirma.

“A pesar de que la enfermedad se puede presentar en forma silenciosa, hay algunas señales que vale la pena considerar para hacerse la prueba, como la piel reseca y la orina enrojecida, aunque pudiera tratarse de otro padecimiento”, añade.

La asociación Jalisco Unidos por la Salud ha participado en el rescate de unas 380 personas enfermas de Hepatitis “C” y están en proceso alrededor de cien más.

Un problema asociado a esta enfermedad es el costo. Se estima que el sistema de salud gasta 133 mil pesos al año por cada paciente detectado, pero si la enfermedad no se atiende a tiempo el costo asciende a 2.4 millones de pesos. El costo de un trasplante es de casi un millón de pesos y con poca probabilidad de obtener el órgano.

DATOS Y CIFRAS. Con motivo del Día Mundial contra la Hepatitis “C”, la Organización Mundial de la Salud dio a conocer la siguiente información:

-La Hepatitis “C” es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre; ese virus puede causar hepatitis, tanto aguda como crónica, cuya gravedad varía entre una dolencia leve que dura algunas semanas, y una enfermedad grave de por vida.

-Es una importante causa de cáncer hepático.

-Se transmite a través de la sangre, y la mayoría de las infecciones se producen por exposición a pequeñas cantidades de sangre a través del consumo de drogas inyectables, de prácticas de inyección o de atención sanitaria poco seguras y de la transfusión de sangre y productos sanguíneos sin analizar.

-Se estima que hay en el mundo 71 millones de personas con infección crónica por el virus de la Hepatitis “C”.

-Un número considerable de esas personas con infección crónica desarrollarán cirrosis o cáncer de hígado.

-Cada año mueren unas 399,000 personas debido a la Hepatitis “C”, sobre todo por cirrosis y carcinoma hepatocelular.

-Los antivíricos pueden curar más del 95% de los casos de infección, lo que reduce el riesgo de muerte por cáncer de hígado y cirrosis, pero el acceso al diagnóstico y el tratamiento es limitado.

-En la actualidad no existe ninguna vacuna contra la Hepatitis “C”, pero la investigación en esa esfera continúa.

Dejar respuesta