LA CONSTRUCCIÓN SIGUE DE CAPA CAÍDA EN MÉXICO

0
113

EL ECONOMISTA / El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó que el valor de producción de las empresas constructoras registró una caída de 10.5% durante noviembre, respecto a igual periodo del 2018, con lo que sumó 17 meses consecutivos con cifras negativas, en cinco de los cuales se observaron desplomes de doble dígito.

En el acumulado enero-noviembre, la disminución en dicho valor fue de 7.7%, un descenso incluso mayor al de 6.8% observado durante el mismo periodo del 2009, año de la gran recesión global, que tuvo secuelas importantes en México.

La incertidumbre del sector privado y el bajo ejercicio presupuestal son los principales motivos que ocasionaron un mal desempeño en el 2019, que —de acuerdo con estimaciones de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC)— cerrará con una baja de 6.9%, la segunda mayor desde el 2001 (entonces, disminuyó 7.7 por ciento).

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras (ENEC), el valor de las firmas dedicadas al segmento de edificación, que representa 48.9% del total y mayoritariamente es sector privado, sumó una baja de 8.3% en los once meses del año pasado y de 3.7% en su variación mensual respecto a octubre.

Su importancia se relaciona con el desarrollo de viviendas, naves y plantas industriales o inmuebles comerciales y de servicios, además, puede tratarse de trabajos nuevos, ampliaciones, remodelaciones, mantenimiento o reparación de edificaciones. Incluso se relaciona con instalaciones aeroportuarias en donde las empresas privadas se han comprometido recientemente a acelerar sus inversiones para reactivar la construcción en el país.

El rubro de construcción de obras de ingeniería civil (suministro de agua, petróleo, gas, energía eléctrica y telecomunicaciones, obras de urbanización, vías de comunicación y otras obras de ingeniería civil, entre otras, principalmente del sector público) se redujo 5.1% entre enero y noviembre y 12% en noviembre, en relación con el mes previo. Su participación en el total del valor de las empresas es de 41.5 por ciento.

Con respecto al tercer componente denominado trabajos especializados para la construcción, el presidente de la junta de gobierno del Inegi, Julio A. Santaella Castell, destacó en su cuenta de Twitter la reducción de 30.3% en noviembre, en comparación con octubre previo, y de 15.2% en el acumulado del 2019, aun con su aportación de 9.6% al total.

Por otra parte, el Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (Ceesco) ha considerado que los principales obstáculos que enfrenta el sector se relacionan con la disminución de recursos públicos para el desarrollo de infraestructura con una adecuada visión a mediano y largo plazos.

“El deterioro de la actividad productiva de la industria de la construcción en el 2019 fue, entre otras, disminución en la ejecución de la inversión física presupuestaria, al registrar una contracción de 14.0% en el periodo enero-noviembre, en relación con el mismo periodo del 2018. Los recursos destinados al desarrollo de infraestructura para el abastecimiento de agua potable y alcantarillado, así como al de comunicaciones y transportes, registraron caídas de 44.5 y 20.8%, respectivamente durante el periodo”, detalló en un reporte.

En consecuencia, se ha previsto una pérdida de 152,000 empleos el año pasado y los resultados recientes de la ENEC están en línea con este pronóstico.

El personal ocupado total en los once meses del año pasado se redujo 3.5% en su comparación anual y 0.9% en el mensual. La mayor caída se registró en los trabajos especializados para la construcción: 12.5 anual y 6.6% en el mes a mes.

Las horas trabajadas se contrajeron 4% en el acumulado enero-noviembre y 0.8% respecto al undécimo mes del 2018, y las remuneraciones medias reales tuvieron una mayor caída en noviembre en su comparación anual, 2.5%, en tanto que para los once meses fue de 1.3 por ciento.

Las actividades que realizan las empresas relacionadas con otras obras de construcción, electricidad y telecomunicaciones y sector público son las que tuvieron menos actividad durante el período, al tener reducciones en su valor de producción durante enero de 26.5, 26.1 y 23.5%, respectivamente, por lo que es necesario que el gobierno federal ponga énfasis ahí para evitar que se sigan perdiendo puestos de trabajo, opinó el Ceesco.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx

Dejar respuesta