LA CONSTRUCCIÓN ATRAVIESA POR UNA GRAVE CRISIS: CMIC

0
54

POR ALEJANDRO DE LA ROSA / EL ECONOMISTA / Mal inicio de sexenio para la infraestructura. La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) estimó que al cierre del 2019 el sector registró una caída de 6.9% respecto al año previo, la segunda más pronunciada desde el 2001 cuando se redujo 7.7%); se perdieron 152,000 empleos y tuvieron que cerrar algunas empresas, principalmente por el subejercicio de 65% en obra pública, afirmó su presidente, Eduardo Ramírez.

“Habíamos visto subejercicios presupuestales de 30 y 40%, pero no tan altos como el del año pasado. Ahora, queremos ver hacia adelante”, comentó.

Ni el acuerdo de inversión del sector privado anunciado a finales de noviembre ni el adelanto de licitaciones en algunas dependencias lograron atenuar el desplome de la construcción en el primer año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Además, el panorama en el corto plazo no es halagüeño por la participación, como “competencia”, de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, los bancos del Bienestar y demás obras. Hay inquietud en el sector privado que dice estar preparado y capacitado para contribuir a detonar la economía del país con actividad formal.

Aun así, los constructores prevén un alza de 1.5% en la actividad para el presente año.

“Lo dijimos en diversas ocasiones: todos los arranques de gobierno han sido complejos y éste fue un poco más. Es otro régimen y otra forma de actuar. Sí, veíamos que iba a ser más lenta la aplicación de recursos por no tener personal calificado, pero la caída fue muy relevante. Durante el último trimestre pensamos que se iba a acelerar el gasto para alcanzar un subjercicio de 50%, pero no fue posible”, comentó el presidente de la CMIC.

Luego de un crecimiento de 0.5% en el 2018, el Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción estimó que en el 2019 habría un crecimiento de 2%, y al paso de los meses la cifra se redujo hasta (menos) 6.9 por ciento.

Como principal causa de la caída está el “histórico subejercicio” de 65% del presupuesto federal destinado a la obra pública, en donde la única dependencia que mejor comportamiento tuvo fue la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, al ejercer 76% de los 48,880 millones de pesos que le asignaron, mientras que Pemex únicamente gastó 30% de los 271,65 millones de pesos que tuvo y la Comisión Federal de Electricidad usó 23% de los 41,460 millones de pesos que se le etiquetaron, de acuerdo con el análisis de la cámara.

El dirigente del gremio constructor nacional manifestó en diversas ocasiones su desacuerdo por la participación de la Sedena en el desarrollo de obra pública federal porque limita la participación del sector privado y, de acuerdo con la experiencia previa, es poco transparente la gestión de los recursos y la subcontratación de empresas del ramo, afiliadas o no a la cámara.

Sin poner en duda la calidad de los trabajos ni el compromiso del personal del Ejército, consideró que no deben distraerse de su trabajo primordial: proteger a los mexicanos, y dejar que participe el sector privado, fundamentalmente micro y pequeñas empresas, que son las que detonan economía regional.

“Posiblemente se haya hablado mal de un constructor y se piense que todos son malos. Si hay uno que en otros periodos presidenciales hizo algo malo, que se les castigue, es lo que pedimos, pero no por eso se tiene que afectar al resto, sobre todo los de menor tamaño. A lo mejor este gobierno tiene la idea de que todos los constructores son malos y yo digo: discúlpenos, pero no, los ingenieros y arquitectos mexicanos somos muy buenos, lo hemos demostrado hace muchos años”, comentó el titular de la CMIC.

A pesar de que en el primer año de gobierno Eduardo Ramírez no ha logrado tener un encuentro formal con el presidente de México, sí ha enviado mensajes pidiendo “de manera respetuosa” que se reconsidere su participación en el nuevo aeropuerto y en los bancos del Bienestar en beneficio del país.

Por lo pronto, en breve tendrá un encuentro con Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, para continuar con el análisis de los proyectos de inversión privada que se anunciaron en noviembre.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx

Dejar respuesta