EU ESTÁ DE REGRESO EN LA CARRERA ESPACIAL

0
35

Después de que el mal tiempo impidiera el miércoles pasado el despegue de la misión Demo-2 desde Cabo Cañaveral, la NASA y la compañía aeronáutica SpaceX realizaron este fin de semana un histórico lanzamiento.

El cohete SpaceXFalcon 9 con con los astronautas de la NASA Robert Behnken y Douglas Hurley a bordo despegó suavemente en una nube de llamas anaranjadas y humo desde la plataforma de lanzamiento 39A en el Centro Espacial Kennedy de Florida para el viaje de 19 horas a la Estación Espacial Internacional.

El primer vuelo tripulado desde suelo estadounidense desde que el programa del transbordador espacial terminó en 2011 había sido originalmente programado para el miércoles, pero se retrasó debido a las condiciones meteorológicas, que también permanecieron inciertas el sábado hasta el despegue a las 3:22 de la tarde. El cohete es de la compañía del multimillonarioElonMusk.

La misión, considerada como “histórica” por el administrador adjunto de la Agencia aeroespacial estadounidense, JimMorhard, vuelve a enviar a astronautas desde Estados Unidos a la Estación Espacial nueve años después de que se cancelara su programa de transbordadores espaciales.

El presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence, presenciaron el lanzamiento.

“Estamos realmente liderando el inicio de la revolución espacial y esto es algo mucho más grande que nosotros, pero nuestra objetivo es inspirar a una nueva generación, dar esperanza a mucha gente que lo necesita y unificar al país y al mundo entero”, aseveró Morhard.

Desde el último vuelo del transbordador Atlantis a la órbita terrestre en 2011, la NASA se ha visto obligada a utilizar los sistemas de lanzamiento rusos como el Soyuz para poner en órbita a sus astronautas.

También es el primero tripulado de esas características operado por una compañía privada, pues aunque Virgin Galactic ha realizado ya vuelos tripulados al espacio han sido hasta una altitud inferior a la necesaria para llegar a la Estación Espacial.

La misión Demo-2 forma parte del programa comercial de vuelos espaciales con el que la NASA busca abaratar los costos de los viajes al espacio a través de compañías privadas como la de ElonMusk, fundador de SpaceX. Las compañías aeroespaciales Boeing y SpaceX fueron seleccionadas en septiembre de 2014 para diseñar naves, cohetes y sistemas que permitan el transporte de tripulaciones de la NASA a la Estación Espacial.

LA MISIÓN DEMO-2. Behnken y Hurley realizarán una misión que durará aproximadamente entre 6 y 16 semanas durante las que realizarán investigaciones científicas y técnicas en el espacio.

Después de volver a la Tierra y certificar la validez del cohete, cápsula y sistema de lanzamiento y aterrizaje, la NASA comenzará a realizar misiones operacionales con el equipo de SpaceX y se estima que Crew-1 despegue el 30 de agosto, aunque la fecha variará según la duración de la misión Demo-2.

Siguiendo este modelo la NASA quiere comercializar la órbita terrestre para luego dar un paso más allá y volver a poner el pie en la Luna en 2024 y, eventualmente, llevar al ser humano hasta Marte en 2030.

DESPEGUE Y ACOPLAMIENTO. Behnken y Hurley, veteranos de dos misiones del Transbordador Espacial cada uno, estuvieron en cuarentena por más de dos semanas y fueron regularmente examinados por Covid-19. El sábado, unas cuatro horas antes del despegue, la dupla se puso sus futuristas trajes espaciales diseñados por SpaceX y se despidió de sus esposas, ambas ex astronautas, y de sus hijos.

Los astronautas llegaron a la Plataforma de Lanzamiento 39A, que fue usada para el histórico viaje del Apolo 11 a la Luna en 1969, en un coche eléctrico Modelo X construido por Tesla, una de las otras compañías de Musk.

Después de los 20 minutos de viaje, Behnken y Hurley subieron en un ascensor a la cápsula CrewDragon que se encuentra en la parte superior del cohete Falcon 9.

Dos minutos y 33 segundos después del despegue, el propulsor reutilizable de la primera etapa del Falcon 9 se separó y comenzó su regreso a la Tierra para aterrizar en la costa de Florida en una barcaza bautizada “Por supuesto que todavía te quiero”.

Doce minutos después del despegue, la segunda etapa del cohete se separó del CrewDragon.

Una vez en órbita, los astronautas llevaron a cabo una serie de comprobaciones de la Tripulación Dragón en lo que está diseñado para ser el vuelo de prueba final antes de que la NASA certifique la cápsula para los vuelos regulares de la tripulación.

Durante las siguiente 19 horas, la Tripulación Dragón se dirigió a la Estación Espacial, que está orbitando a una altitud media de unos 400 kilómetros sobre la Tierra. Luego se acopló a la Estación Espacial, donde Behnken y Hurley se unieron al astronauta estadounidense Chris Cassidy y a los cosmonautas rusos Anatoly Ivanishin e IvanVagner.

EL REGRESO. La duración de la estancia de Behnken y Hurley a bordo de la Estación Espacial no se ha determinado todavía, pero la tripulación del Dragón puede pasar hasta 114 días en el espacio, o 16 semanas. El administrador de la NASA, JimBridenstine, ha dicho que pueden regresar a la Tierra a principios de agosto.

Después de separarse de la Estación Espacial, la Tripulación Dragón comenzó su descenso en el Océano Atlántico frente a la costa de Florida. El descenso fue frenado por cuatro grandes paracaídas, el mismo método utilizado para el regreso de las cápsulas Apolo de la NASA, aunque estas aterrizaron en el Pacífico.

Dejar respuesta