CAYÓ EL TECHO DE TEMPLO, NO HAY LESIONADOS GRAVES

0
7

AGENCIAS / Gran alarma provocó el desplome del techo del templo de Corpus Christi, ayer el mediodía en el municipio de Zapopan mientras se oficiaba la misa. Por lo menos 14 personas que estaban en el interior resultaron lesionadas, aunque ninguna de gravedad.

El templo se ubica por la avenida Manuel J. Clouthier, a unas cuadras de Lázaro Cárdenas en la colonia Prados Vallarta. Es una construcción de una sola planta y tiene más de 40 años de construida. Las autoridades investigan las causas, aunque los vecinos no descartan que podrían haber influido en el accidente las obras de una construcción que se realiza a un lado.

Unas treinta personas se encontraban en el interior del templo cuando ocurrió el derrumbe y alcanzaron a ponerse a salvo cuando se dieron cuenta que caía desde el techo una lluvia de tierra y piedritas. La altura de la bóveda del templo es de unos diez metros.

“Lo que nos comentan las personas que estaban en misa es que vieron cómo comenzaba a agrietarse el muro del lado izquierdo y posterior a esto se viene abajo”, dijo Sergio Ramírez López, coordinador de Protección Civil del municipio.

Una de las mujeres que estaba dentro en las bancas del frente comentó que cuando comenzaron a darse cuenta de la rajadura en la bóveda se fueron a resguardar, tras lo que advirtieron a los demás. “Nadie ponía atención y la gente no hacía caso, hasta que se vino todo”.

Posteriormente, algunos fueron a auxiliar a las personas lesionadas mientras otros llamaron a las autoridades.

Quienes primero llegaron fueron oficiales de la Policía y de Bomberos de Zapopan, que facilitaron la evacuación de algunas personas que continuaban atrapadas. Afortunadamente, con la ayuda del escuadrón canino, se descartó que hubiera personas debajo de los escombros.

Una mujer comentó que nunca antes se había presentado una situación de este tipo o que significara riesgo.

Los templos habían permanecido cerrados al público hasta el domingo pasado y a partir del lunes se permitió que fueran abiertos con medidas especiales de protección sanitaria, entre ellas que la asistencia de fieles no fuera mayor a cincuenta personas. En este caso, no llegaban a cuarenta.

Dejar respuesta