ALFARO Y ZAMORA SE PERFILAN COMO CANDIDATOS

TXT: ALFREDO ARNOLD

0
923

Si las elecciones intermedias del 2015 hubieran sido para gobernador, Enrique Alfaro habría ganado sin que nadie le hubiera hecho sombra. Hoy las condiciones son distintas y más lo serán el próximo año.

Alfaro Ramírez viene construyendo una sólida candidatura desde que era alcalde de Tlajomulco. Con un gran nivel de aprobación compitió en 2012, tuvo un éxito inusitado en la zona metropolitana de Guadalajara, aunque no suficiente para derrotar a la aritmética electoral que domina el PRI a la perfección. Jorge Aristóteles Sandoval, con su campaña casi en paralelo con la presidencial de Enrique Peña Nieto, fue quien cortó la racha de 18 años de gobiernos panistas en Jalisco.

Enrique Alfaro Ramírez viene construyendo su candidatura para gobernador desde que era diputado local.

En 2015 su nombre regresó a las boletas electorales y, además de ganar la alcaldía de Guadalajara, fue el artífice del mayor triunfo que haya conseguido en su historia el joven partido Movimiento Ciudadano, contando incluso a su predecesor Convergencia que le dio a Dante Delgado la gubernatura interina del estado de Veracruz. El triunfo de Alfaro en las pasadas elecciones intermedias fue de apoteosis.

Pero, el poder desgasta… y si bien el desempeño de Alfaro como alcalde de Guadalajara no ha sido muy complicado, tampoco ha estado exento de enfrentamientos y desencuentros. Incluso, algunos personajes muy cercanos se han alejado de él o, peor aún, brincaron a otros partidos.

A sus 44 años, Enrique Alfaro tiene un amplio abanico de opciones para continuar su ascendente carrera política: sin mucho esfuerzo podría ir al Congreso de la Unión, bien como diputado federal o como senador. También podría ser el candidato de Movimiento Ciudadano a la Presidencia de la República. Sin embargo, su mira está puesta desde hace muchos años, desde que era diputado local, en la gubernatura de Jalisco.

ZAMORA, EN SU MEJOR MOMENTO

Más precavido y hermético, sin revelar abiertamente sus proyectos y aspiraciones, Arturo Zamora Jiménez es la figura más poderosa que tiene el PRI en Jalisco para buscar retener el poder.

Arturo Zamora Jiménez está en el mejor momento de su carrera política.

Ya desde 2006, después de una exitosa gestión municipal en Zapopan, Zamora era un candidato competitivo. Fue severamente perjudicado por la guerra sucia, por el impulso arrollador que aún tenía el panismo en Jalisco y el indiscutible encanto personal del entonces candidato blanquiazul Emilio González Márquez.

La derrota marcó a Zamora, se deprimió y parecía que su carrera política llegaba a su fin. No obstante, resurgió admirablemente, paso a pasito: diputado federal, senador, efímero Secretario General de Gobiernoy directivo de primer nivel en el CEN del PRI. Debió pasar otro trago amargo como priista al perder, junto con su amigo y entonces presidente del partido, Manlio Fabio Beltrones, las elecciones de 2015, pero rápidamente se posicionó de nuevo y se le confió la dirigencia de la CNOP. Al parecer, ha hecho buena química con el nuevo presidente del PRI Enrique Ochoa Reza y con la secretaria general Claudia Ruiz Massieu, sobre todo después del triunfo que recién obtuvieron en las elecciones del Estado de México y de Coahuila.

A sus 61 años, doctor en Derecho, notario, catedrático, senador de amplia trayectoria política y situado en la cúpula priista, Arturo Zamora está en el mejor momento de su vida pública.Probablemente de él dependa, y sólo de él, la decisión de ser candidato a gobernador.

OTROS NOMBRES

Si se concretara el vaticino anterior, junto a Zamora y Alfaro podrían aparecer en la boleta para votar por gobernador el día primero de julio del próximo año, Enrique Michel Velasco, por Morena y Pedro Kumamoto como candidato independiente o abanderado de algún partido. El PAN y el PRD no tienen precandidatos bien definidos e incluso la decisión podría depender de la eventual alianza que gestan sus dirigentes nacionales Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, respectivamente.

La eventual postulación del empresario Michel Velasco podría dividir el voto de Movimiento Ciudadano, ya que el propietario de Dulces de la Rosa goza de respeto y estimación en Tlajomulco, que hasta ahora ha sido el bastión de Enrique Alfaro.

Por la reelección en el Ayuntamiento de Zapopan lleva mano Pablo Lemus Navarro, de Movimiento Ciudadano, en tanto que para Guadalajara podrían apuntarse los priistas Eduardo Almaguer, Roberto López Lara, Francisco Ayón, Hugo Contreras y Héctor Pizano. Por Movimiento Ciudadano: Salvador Caro o Juan José Frangie, quien ha ganado simpatías como coordinador de gabinete en Zapopan.

Falta poco para que los partidos decidan. Seguramente dentro de dos meses más, el panorama electoral para Jalisco estará plenamente despejado.

Dejar respuesta