“LO MÍO ES EL TORO”: ALEJANDRO FERNÁNDEZ

TXT: BRENDA JURADO CONTRERAS

0
180
Alejandro Fernández Torres se ha preparado a conciencia para ser torero.

Jalisciense, clásico y elegante, se para en el ruedo y atrae la atención del público. Tiene 24 años y quiere ser torero. Está en camino de serlo, cortó una oreja en la plaza El Centenario y una semana después le aplaudieron en la México, fue incluido en la novillada de triunfadores en San Pedro Tlaquepaque. ¿Su nombre? Alejandro Fernández Torres.

Viene de una familia de famosos, el mayor de todos, su tío abuelo Vicente Fernández.

“En el toro empiezo desde que nací, mi abuelo era muy taurino, inclusive aficionado práctico. La familia tiene un cortijo donde prácticamente me la pasé mis primeros siete años de vida, recuerdo que mi mamá no me ponía películas de Disney sino de toros, de Enrique Ponce y El Juli. La primera vez que toreé fue a los ocho años, una becerrita. Luego, nos venimos a vivir a la ciudad y se me quitó un poco la idea del toro, me empecé a meter al futbol, incluso me invitaron a las fuerzas básicas de Tecos, hasta que me cayó el veinte y recapacité: lo mío es el toro”, relata Alejandro.

“Casi terminando la preparatoria, tenía casi todas las materias reprobadas por faltas, no por vago, sino porque me llevaban seguido a tentar, entonces dejé la escuela y el futbol, me metí al toro con el condicionamiento de mis papás que, si no hacía nada relevante en un año, tenía que regresar a estudiar. Me metí de lleno al toro y a los seis meses me dieron una beca taurina de tres años en España”, añade el novillero durante la entrevista que dio a la revista POLÍTICA.

El joven novillero recibe la bendición de su tío abuelo Vicente Fernández.

EN ESPAÑA

“Participé en un festival en el cortijo el 16 de febrero del 2013 con figuras como El Payo, El Cejas (Arturo Macías), Fermín Rivera y Juan José Padilla, me fue muy bien y saliendo del festival, todavía no llegaba ni al cuarto a cambiarme cuando el presidente del patronato de la academia me dice: Alejandro, tengo una beca para que vayas a España, a la escuela de El Juli,en Arganda del Rey.

“Me trataron muy bien, me dieron mucha cancha, se me abrieron las puertas muy rápido, creo que fue por mi nivel, porque en cuestión de recomendación todos llevábamos la misma. A los dos meses recibí una llamada de Juan José Padilla por medio de su apoderado Diego Robles y me citó para el día siguiente Burgos, así continué mi preparación con Juan José Padilla, era una muy buena oportunidad.

“Nunca había entrenado tan fuerte en toda mi vida, era evidente que me querían calar para ver si era capaz de aguantar. Un día, a las cinco de la mañana, Diego Robles me lleva a matar un toro, para ese entonces yo sólo había matado tres becerros en mi vida; me enfrenté a un toro de 520 kilos y yo nuevecito, sabía que era una prueba de valor, me pegó cinco o seis volteretas muy duras, que me causaron esguince cervical, pero no dejaba de levantarme hasta que lo maté. Diego me dio dos palmadas en la espalda y me dijo: ‘Tiraste para delante’.

“Fue así como me quedé con ellos. Al año siguiente me debuta sin caballos, toreo tres novilladas ese año, vengo a México a torear festivales y regreso a España en 2015 y después de unas siete novilladas vuelvo a México para debutar en Aguascalientes y me va muy bien, luego en Tlaxcala, se me abren puertas. En Guadalajara, en octubre, me agarra un toro y me quiebra”.

EL SENTIMIENTO DE TOREAR

“La verdad, nunca sabes si puede ser la última, tengo lista una maleta de urgencia en caso de que algo me llegue a pasar cada vez que toreo. Me recuperé y seguí adelante después del percance que sufrí en Guadalajara hace unos años. Este año, en la primera novillada de Tlaquepaque me la jugué, tenía unos ocho meses que no toreaba, iba muy presionado y me salieron bien las cosas bien, a la semana siguiente voy a México y ahí pegamos muy fuerte, la gente me apoyó mucho. Estoy contento ya que gracias a los buenos resultados ya tengo ocho novilladas en puerta.

“Torear es algo muy profundo y sentimental, es como estar con una persona que amas. Vivo para el toro por que lo amo, me llena de una manera impresionante, es como pintar un cuadro, componer una canción. Si realmente lo sientes, la gente lo siente. A los toros no va uno a divertirse, va a emocionarse, a sentir”.

LOS ANTITAURINOS

“Sobre la polémica de matar o no matar al toro, creo que en general todo ser vivo lo único que tenemos seguro es la muerte. El toro por su naturaleza, si no muere en la plaza, se mata en el campo peleándose con otro toro.Sin la tauromaquia, el toro de lidia no existiría”.

“Respeto la postura de cada quien, sin embargo, considero que viene de un desconocimiento, considerando que el toro es una fiera, su naturaleza es atacar, siempre va hacia ti. El toro no sufre como se cree, si no, no atacaría.

“Hay mitos que son completamente falsos, como que ponen vaselina a los ojos del toro o que le dañan las pezuñas. Los toreros queremos que el toro esté íntegro, que pueda desplazarse. Los mitos y el desconocimiento son la raíz de los ataques a la fiesta y es ahí donde no comparto. El mundo se está globalizando y nuestras tradiciones se están perdiendo, a veces siento que nos arrancan nuestras raíces para imponernos otras”.

Ya ha saboreado las mieles de tardes triunfales.

LOS OBSTÁCULOS

“El torero tiene que crecer, a pesar de la falta de festejos. Hay muy pocas novilladas en el país, eso es lo más fuerte a lo que nos enfrentamos. La competencia es muy fuerte, necesitas estar en constante actividad porque el toro no sabe si estás activo o no, el toro te conoce ese día, eso es lo complicado para nosotros, no puedes torear constantemente y cuando tienes la oportunidad, tienes que salir a jugarte la vida de verdad y competir con todos los demás”.

LA BOHEMIA

“Pienso que el torero debe vivir para el toro. Eso de enfocarse en la borrachera, fiestas o presumir de un estatus, no me gusta. He intentado tener novia, pero no puedo, el toro gana siempre, no puedo dedicarle mi tiempo y mi mente a otra persona, prefiero estar enfocado, por eso vivo solo en el cortijo.

“Me levanto en la mañana a correr ocho kilómetros, regreso y me voy a montar, reviso el ganado, me sirve mucho estar en contacto con el animal, aunque no sean toros bravos. Me dedico a entrenar por la noche, que es mi hora favorita para hacerlo. Vivo en el cortijo y ahí entreno”.

SU PERSONAJE

“A una persona que admiro y aplaudo mucho su carrera es a Vicente Fernández, porque se le entrega a su público totalmente, es mi tío abuelo, yo le tengo mucho cariño porque está siempre al pendiente de mí, me habla cuando toreo para enviarme buenas vibras. En mi tiempo en España hablábamos mucho por la camarita (video llamada); él es muy aficionado a los toros y me da consejos sobre su carrera enfocándose a los toros, sobre la importancia de entregarme al público. Una vez me platicó que, si no hubiera sido cantante, se hubiera dedicado a los toros, pero realmente nunca lo intentó porque con esa voz su carrera siempre lo hizo feliz.Yo, de chiquito, a veces me aventaba mis canciones, decían que tenía buena voz, que me metiera a clases de canto, pero la verdad nunca le di seguimiento y ahorita no te aguanto ni media canción.

“Percibo que algunas piensan que, por mi familia,se me pusieron las cosas muy fáciles, que no he luchado. Pero no te miento, lo que tengo lo tengo por mí; claro, mi familia me apoya moralmente, pero las oportunidades me las he ganado con mucho trabajo y esfuerzo”.

EL FUTURO

“Lo inmediato es hacer una muy buena temporada porque quiero abrirme puertas de nuevo en España, si llego a triunfar en España como novillero, buscaría la alternativa, son las metas que tengo. Quiero recibir la alternativa de matador de toros y voy a luchar con todas mis fuerzas por conseguirlo.

“Tengo planeado ir al Mundial de futbol a Rusia con un grupo de amigos y primos, lo que me viene muy bien porque hay un parón en cuanto a festejos, aquí en México, en esos días. Sí, me sigue gustando el futbol, soy Chiva de corazón y cuando puedo voy al estadio a apoyar al equipo.

“En cuanto a mi futuro en general, es cien por ciento el toro. No sabes cuándo podría ser tu última toreada, por eso lo asumo con intensidad. Sé que es lo mío, así lo que siento en cada momento y por lo tanto no puede ser falso”.

Dejar respuesta