HEREDERO DEL TRONO ROJIBLANCO

TXT: OMAR FARES

Publicado con autorización de NTR Guadalajara

0
327
Amaury Vergara Zatarain.

A sus 30 años, Amaury Vergara Zatarain sabe que tiene un destino. Es una cita obligada por genética y por su apellido. Una herencia que lo espera para recibir el trono que hoy ocupa su padre, Jorge Carlos Vergara Madrigal.

Posiblemente sea en un mediano o largo plazo, pero lo cierto que acepta que está listo para cuando ese instante tan decisivo en su vida lo alcance. Es decir, para asumir el mando del Grupo Omnilife-Chivas.

Pero detrás de la enorme responsabilidad que lo aguarda en el futuro, hay un joven que ha crecido con una mezcla de influencias que lo han marcado en su vida.

Desde la convivencia con sus abuelos maternos de origen vasco y con quienes celebraba la llegada de Olentzero, hasta su pasión por el cine, que se alimentó a través de cintas clásicas como El acorazado Potemkin, de Serguéi Eisenstein; Metropolis, de Fritz Lang, además de la convivencia con los directores mexicanos Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro.

Pero la poderosa figura de su padre está ahí, como lo que él considera su mejor ejemplo para emprender proyectos imposibles que se hacen realidad contra todo pronóstico.

Amaury Vergara charla en exclusiva para NTR Guadalajara desde la tranquilidad de su oficina, a espaldas del corporativo Omnilife, y habla de todo.

-¿Quién es Amaury Vergara aparte de ser el hijo de Jorge Vergara?

AV: Me considero una persona amante del arte, eso me define mucho, me siento con más características artísticas que empresariales; mis abuelos son migrantes vascos de la guerra, fui criado con muchos de sus valores, pero me siento muy mexicano. Mi primer trabajo fue con mi abuelo, él era carpintero ebanista y en los veranos me iba con él.

Tengo una gran figura que es mi padre y también mi madre. Mi padre es una persona que mucha gente lo admira y lo respeta, es un líder de opinión, es un líder en el mundo empresarial. Lo curioso es que somos muy diferentes, obviamente he aprendido mucho de él, lo admiro mucho, pero tengo cualidades muy distintas a él.

-¿Cómo te has sacudido la imagen de la figura paterna?

AV: Ha sido complejo, por así decirlo, porque al menos los varones debemos lidiar con la figura del papá. No es fácil tener un padre que impone un nivel de éxito que la demás gente espera que tú iguales o superes, hay quien percibe que yo debo superarlo, y es muy complejo porque él es una gran persona, es un tipo con mucha visión y éxito empresarial, pero es consecuencia del gran corazón que tiene.

Para mí, eso es una gran inspiración y he tenido conflicto cuando me comparan con él, me dicen que tengo que superarlo, y trato de ser positivo y de estar cerca de él, lo veo como un aprendizaje constante y de ver mi potencial. Es difícil cuando te encasillan a una figura tan fuerte como la de mi padre. Lo positivo ha sido transformar esa energía, porque por ser él lo respetan, y por extensión por ser su hijo me respetan a mí, y eso lo valoro.

-¿Qué era de tu vida el 30 de octubre de 2002, cuando tu padre compra al Club Guadalajara?

AV: Yo tenía 15 años, fue más o menos cuando se hizo la película “Y tu mamá también”. Fui parte de la producción, yo estaba definiendo lo que quería ser, honestamente estaba muy enamorado del mundo del cine al estar cerca de Alfonso Cuarón, y luego mi padre sacó la locura de comprar a las Chivas.

Al principio era un poco extraño, yo iba a los partidos de futbol, iba a ver a las Chivas, no éramos una familia necesariamente futbolera, había domingos en los que no veíamos futbol. Finalmente daba incertidumbre, porque mi padre se empezó a ser muy mediático. A pesar de que es un hombre exitoso, muy poca gente lo conocía, y con Chivas todo explotó.

Me daba mucha curiosidad, porque yo decía: se va a juntar la chispa con la dinamita, o sea, futbol es la dinamita y mi padre la chispa… yo tenía la sensación de que sería algo muy grande, no me cabía duda de que Chivas se iba a transformar totalmente y se iba a convertir en lo que es hoy,una marca impresionante desde que él la tomó.Chivas era la locura ideal para mi padre.

-¿Qué es lo que no te gusta de él?

AV: Realmente no hay nada que no me guste. Quizá puedo hablar de lo diferentes que somos. Mi padre es una persona que, si se propone algo, no importa el camino, él lo va a lograr y se avienta. Quizá la diferencia conmigo es que tengo que entender cuál es el camino para ejecutarlo. Mi padre es más atrevido, yo soy más estratégico; él es un hombre que se hizo solo, su historia de éxito es que no tenía nada, y yo aprendí a trabajar en equipo.

-¿Estás listo para ocupar el lugar de tu padre?

AV: ¡Por supuesto! Estoy listo, cuando tenga que ser, lo estaré. La vida no siempre te prepara para los siguientes pasos, es lo padre de la vida, que crees que estás listo y lo que te va a venir para adelante es lo que te prepara, pero lo que soy está comprometido con el rol que tenga que asumir en este grupo que es Omnilife-Chivas.

-¿Cuándo te empieza a rondar en la cabeza crear Chivas TV?

MV: Olimpia Cabral regresa a nuestro grupo y sentí que con ella podíamos recuperar ciertas cosas que habíamos dejado de hacer en la parte de marketing, y ya tenía esta idea de hacer contenidos para los aficionados sobre el equipo, y no necesariamente reportajes. Yo sabía que había un gran mercado ahí poco explorado en un país recontrafutbolero. Le propuse a Olimpia hacer un proyecto de contenidos en la página de Chivas y que se llamara Chivas TV, pero ella tenía otras prioridades y se quedó en el tintero.

Pasó un año de eso y me quedé con esas ganas, por lo que empecé a desarrollar una idea de una historia de ficción de futbol, y entre los personajes estaba Chivas, contraté a un escritor de la Ciudad de México y un equipo de colaboradores.

Cuando llevaba dos semanas, me habló mi padre para platicar junto con José Luis Higuera y tocar el tema del contrato con Televisa; me preguntaron como inexpertos al millennial que si era posible que trasmitiéramos los partidos de Chivas por Internet y les dije que sí era posible, pero tampoco sabía mucho de tecnología, pero me aventé ese tiro sin pensarlo mucho. Así empezó Chivas TV.

-¿Consideras que el modelo de televisión abierta e inclusive el de cable han quedado atrás con las nuevas plataformas?

AV: Estamos viviendo una época muy loca, el Internet es todo en nuestras vidas (…) deberíamos eliminar lo que ya no funciona, el querer seguir un modelo que ya no funciona es algo de aprensión, y si tú les preguntas a las nuevas generaciones quién es El Chavo del 8 ó López Dóriga, te preguntan “¿quién?” Y si conoces gente menor de 20 años, ellos ya no conciben la idea de televisión, ellos ven todo por YouTube y por Netflix.

La televisión es sólo el aparato por donde se ve el streaming de Netflix o donde pueden conectar su teléfono a la pantalla. Para mí eso es el contexto de lo que puede ser o no Chivas TV, porque es el primer paso para el futuro de la industria del deporte en México y ya estamos listos para evolucionar.

AMAURY, ¡QUÉ IRONÍA!

En la última jornada de la liga 1962-63, las Chivas sólo necesitaban el empate para ganar su sexto título (quinto consecutivo). Su rival, el Oro, requería del triunfo para ser campeón por primera vez. Fue un partido épico. El triunfo fue del Oro, 1-0, con gol anotado por Amaury Epaminondas, quien tenía poco de haber llegado de Brasil y esa anotación lo catapultó a la fama.

El nombre de Amaury, que hasta entonces no se conocía en México, fue asociado desde entonces con aquel partido aciago para las Chivas. Hoy, ese es el nombre de su heredero.

Compartir
Artículo anteriorCUARTO PODER
Artículo siguienteDISMINUYEN DELITOS EN ZONA METROPOLITANA

Dejar respuesta