ANAHÍ OLGUÍN HABLA SOBRE LA RELACIÓN AMLO-JALISCO

POR ALFREDO ARNOLD

0
638

La relación entre el Gobierno federal y el de Jalisco está todavía en etapa de transición, y si bien ha habido discrepancias en temas de presupuesto y sobre todo durante la crisis de abasto de gasolina, la situación se irá normalizando conforme se definan los lineamientos para trabajar en tareas conjuntas y una vez que se hagan los nombramientos que están pendientes de funcionarios federales.

“Lo importante es que existe ánimo de que todo avance y fluya bien; hay canales abiertos y toda la buena disposición por parte del Delegado Estatal de Programas para el Desarrollo en Jalisco, el doctor Carlos Lomelí, que es muy cuidadoso en ese aspecto”, afirma Anahí Olguín, política tapatía que militó en las filas del PRI y hoy forma parte del equipo de trabajo del ex candidato de Morena a la gubernatura de Jalisco y es uno de los 32 delegados del presidente Andrés Manuel López Obrador para las entidades federativas del país.

Parecería que en sus primeros 70 días en funciones, la presencia del nuevo gobierno de la República en Jalisco ha sido escasa, pero no es así. Se llevó a cabo el registro para beneficiarios de los programas sociales, como los de Adultos Mayores y los de Jóvenes con Futuro y, de hecho, ya están fluyendo los recursos del Ramo 33. Se tendrá el registro al 100 por ciento a finales de febrero, aunque el censo continuará en forma permanente. También se pusieron en marcha las nuevas disposiciones del Infonavit que benefician a los afiliados ya que, al haber mensualidades y tasas de interés fijas, bajarán los adeudos. Así mismo, se lleva a cabo la revisión de 400 estancias infantiles y cuando termine esta revisión se tomarán decisiones. Muchas personas, conocidas como “servidores de la nación”, participan de manera voluntaria en el levantamiento de los censos para los programas sociales, explica Anahí.

Dentro de unas semanas se darán los nombramientos para atender las oficinas federales y la actividad será más visible.

Victoria Anahí Olguín Rojas es una abogada que va para doce años de actividad política. Fue regidora de Guadalajara durante el trienio que presidió Ramiro Hernández (actual líder del PRI estatal) y diputada local en la LXI Legislatura. Fue precisamente en el Congreso donde dejó las filas del PRI para declararse diputada sin partido y posteriormente se incorporó a la campaña de Carlos Lomelí Bolaños.

También ha destacado como activista de la sociedad civil en contra de la trata de personas y por la protección de los Derechos Humanos, además de haber participado en la fundación de las asociaciones “Jóvenes unidos por la paz”, “Fin de la esclavitud” y “Donamor”. En 2009 participó en la campaña de Aristóteles Sandoval para la Presidencia Municipal de Guadalajara y reconoce que conserva buenos lazos de amistad con ex priistas como Miguel Castro Reynoso.

Explica que su cambio de partido obedeció a que se sintió más identificada con las propuestas de López Obrador, con quien, por cierto, no ha tenido oportunidad de platicar directamente; su comunicación diaria, reitera, es con el delegado Carlos Lomelí.

–¿Imaginaba el estilo que ha mostrado el Presidente durante sus primeros 70 días de gobierno?

“¡Para nada!, no lo imaginé, aunque sí veía en él, una gran esperanza. Su estilo nos ha dejado con la boca abierta y no nos va a dejar de sorprender. Lo veo entregado, imparable. Confío en que va a conseguir sus objetivos. Esto sigue. Vienen jornadas más pesadas”, dice.

En cuanto al partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), está consciente de que “falta consolidar una estructura en Jalisco. No hay dirigencia estatal, pero se está trabajando para consolidar un comité estatal y bases estructuradas en los 20 distritos”. Considera que entre agosto y septiembre de este año se completará esta tarea.

Anahí Olguín tiene contacto frecuente con la presidenta nacional de Morena, YeidckolPolevnsky.

La ex regidora de Guadalajara no aprueba la gestión realizada hasta ahora por el alcalde Ismael del Toro; dice que “sólo sigue las instrucciones del Gobernador y no toma decisiones. Debe mostrar más voluntad y salir a la calle”. Considera que los principales problemas que aquejan a la capital del estado son la inseguridad, la falta de oportunidades y las deficiencias en el alumbrado público.

Finalmente, confía en que la Línea 3 del Tren Ligero estará operando, sin lugar a dudas dentro de poco tiempo. Es una obra inconclusa del Gobierno anterior, pero hay voluntad para terminarla.

Dejar respuesta