RELECTURA A LAS ELECCIONES DEL ESTADO DE MÉXICO

TXT: IVÁN ARRAZOLA CORTÉS

Doctor en Ciencia Política

0
105
Juan Zepeda Hernández hizo una buena campaña para el PRD, pero el partido del sol azteca ya no está para ganar elecciones si compite en solitario.

Las elecciones en el Estado de México fueron el evento que marcó el inicio de la sucesión presidencial y que trajo saldos tanto positivos como negativos para los partidos. A continuación, se analizarán los resultados y en qué posición deja a cada partido lo acontecido el pasado domingo 4 de junio:

PRI: VICTORIA AGRIDULCE

En el caso del PRI, aunque ganó la elección a gobernador, lo hizo con 28.3 puntos menos que Eruviel Ávila en el 2011. En esta ocasión la elección se definió por menos de tres puntos porcentuales con lo cual es claro que el electorado castigó a este partido en el Estado de México. Este resultado también refleja el desgaste del partido tricolor, tanto a nivel nacional como estatal desde el año 2015. Dos explicaciones del por qué a pesar del voto de castigo ganó el PRI, se centran en las alianzas que hizo con los partidos PVEM, PANAL y PSE, que lo nutrieron de una buena cantidad de votos, se calcula que hasta en un 7%. Por otra parte, el voto útil tanto de seguidores del PAN como del PRD también contribuyó a la victoria del PRI, pues ante la imposibilidad de que sus candidatos ganaran, al final optaron por una segunda preferencia, en este caso Alfredo del Mazo.

En las elecciones de 2011, Eruviel Ávila obtuvo 28.3% más de votos para el PRI que en los comicios del pasado 4 de junio.

El resultado, a pesar de la victoria, evidencia la pérdida de seguidores en un estado que hasta hace poco era considerado el principal bastión del PRI. La lección que le deja esta elección es que para el 2018 necesitará un candidato que sea capaz de inspirar confianza y que se le perciba no tan cercano ni al Presidente ni al priismo. Por otro lado, queda claro que la estrategia para ganar la elección presidencial para el PRI se debe centrar en fragmentar el voto de la oposición, tal como ocurrió esta vez en el Estado de México.

MORENA VA PARA ARRIBA

Para Morena, el mejor saldo que le deja esta elección es el hecho de que creció de manera importante su presencia en el Edomex, así lo refleja el porcentaje de votos que alcanzó su candidata Delfina Gómez, por arriba del 30%, además de que obtuvo victorias en los municipios conurbados del llamado “corredor azul”: Naucalpan, Atizapán, Tlalnepantla y Cuautitlán Izcalli, que hasta hace no muchos años eran gobernados por Acción Nacional.

Morena es el partido que más presencia ha ganado en estados donde se han celebrado elecciones para gobernador y lo ha hecho con candidatos de bajo perfil, como lo fueron Delfina Gómez y Cuitláhuac García. La lección para Morena parece clara en el sentido de que necesitará alianzas para ganar la presidencia en el 2018. Si bien su presidente nacional Andrés Manuel López Obrador ha señalado que irá en alianza con el PT(el partido más débil de toda la izquierda mexicana),por otro lado rompió lanzas con el PRD, del que dijo: “Un partido conformado por dirigentes y gobiernos corruptos, que compra votos, que reparte migajas, que trafica con la pobreza de la gente, que sólo es movido por el interés personal de sus dirigentes y que no lucha sinceramente por la transformación de México, no puede ser considerado un partido de izquierda”. Así, prácticamente cerró la posibilidad de formar una gran alianza de izquierda. También el anuncio del EZLN de que presentará una candidata a la Presidencia de la República, es otra mala noticia para Morena ya que le restará votos.

EL PAN HACE AGUA

El partido más afectado después de esta elección en el Estado de México es Acción Nacional. El PAN se mostró vulnerable, principalmente porque cuando arrancó la campaña, la candidata Josefina Vázquez Mota parecía bien posicionada y durante el transcurso de la campaña fue perdiendo terreno de forma dramática, lo que la llevó a ocupar el cuarto lugar.

El PAN fue el gran perdedor en las elecciones del Estado de México. Josefina Vázquez Mota estuvo en el liderato y finalizó en cuarto lugar.

Fueron varias las lecciones que recibió Acción Nacional en esta elección: en primer lugar, mostró que por sí solo no fue capaz de ganar una elección considerada clave para el 2018; en segundo lugar,volvió a verse dividido en su interior. La guerra de declaraciones entre Ricardo Anaya y el grupo opositor encabezado por Margarita Zavala, refleja las fisuras en un partido que no logra posicionar de manera clara un candidato y que podría ocasionarle más problemas en la definición de la candidatura presidencial; en tercer lugar, una posible alianza con el PRD se ve lejana todavía, un candidato cercano a uno o a otro partido generaría pocos incentivos para una alianza, desde la selección interna habría conflicto. Para que la alianza prospere, el candidato tendría que ser externo.

EL PRD NECESITA COMPAÑÍA

El PRD si bien mejoró su rendimiento electoral gracias al buen desempeño de su candidato Juan Zepeda, la realidad es que tiene pocas posibilidades de crecer por sí solo. Para las elecciones del 2018, si no es capaz de lograr una alianza ya sea con Morena o con el PAN, quizá obtenga cuando mucho cierta representación en el Congreso, pero muy pocas posiciones en puestos de gobierno. Así mismo, corre el riesgo de perder estados como Tabasco o Morelos que actualmente gobierna,así como su principal bastión: la Ciudad de México.

SE NECESITAN CAMBIOS

Para la autoridad electoral, el reto se encuentra en simplificar el sistema de votación. En Coahuila, el pasado 4 de junio iban siete partidos en alianza y en el Estado de México, cuatro. El conteo de votos se vuelve un asunto complejo debido a las múltiples combinaciones a que dan origen las alianzas. Esto en buena medida genera atraso y confusión, como ocurrió en Coahuila, donde la proyección de los datos preliminares ponía por arriba a Acción Nacional en los conteos rápidos, y al final ganó el PRI.

La combinación de elecciones reñidas y mecanismos de votación complejos podría generar fuertes problemas para el 2018 sino se simplifica el sistema de conteo de votos.

Dejar respuesta