MEADE: EL PESO DE LAS MATEMÁTICAS

TXT: ALFREDO ARNOLD

0
180

El PRI jugó sus cartas y apostó “el resto” a la opción más recomendable de acuerdo a la ley de las probabilidades. La ingeniería política del tricolor es impecable y su dominio de las matemáticas es proverbial. Así lo fue en la pasada elección en el Estado de México y lo ha sido en numerosas contiendas electorales.

José Antonio Meade representa un vínculo tácito, sin tener que recurrir a la incómoda formalidad de un Frente o una alianza entre las numerosas fuerzas del PRI, PAN, Nueva Alianza, Partido Verde y PES, por lo menos. Meade ha transitado por varios gabinetes presidenciales como el ave que cruza el pantano sin que se manchen sus plumas. Meade es capaz de traer tranquilidad a los mercados y avizorar un panorama económico afortunado. Meade proyecta vigor, dinamismo, agilidad y claridad frente a la avejentada figura de Andrés Manuel.

No hay quien asegure la victoria del ex secretario de Hacienda, pero Peña Nieto, por lo pronto, ya hizo su chamba y tomó una de las decisiones más lúcidas de su gobierno.

¿Cómo recibieron los líderes de opinión el destape? A continuación, le ofrecemos una muestra bien representativa de la opinión de los expertos. Saque usted sus propias conclusiones:

“Será interesante ver al virtual candidato navegar en territorios que hasta ahora no le son familiares. Es indiscutible su destreza discursiva en materia económica y en lo referente a las carteras que ha encabezado (diplomacia y política social). Pero sus opositores querrán llevar la campaña a los tópicos que ellos dominan, como los de corrupción, seguridad y Ayotzinapa. Y, por supuesto, sus antagonistas pondrán lupa a cuanto resbalón verbal tenga. Le tocará desenvolverse tanto en una campaña de ideas como de memes”.

PASCAL BELTRÁN DEL RÍO / Excélsior

“De no ser Miguel Ángel Mancera, nadie como Meade puede ufanarse de ser ajeno a las devaluadas militancias partidistas, y su habitual bajo perfil quizá sea su mejor carisma…”

CARLOS MARÍN / Milenio

“El gran desafío de Meade es amalgamar sus aspiraciones y sus capacidades con un partido en el que no ha militado. Meade se debe acercar al PRI y el PRI se debe acercar a Meade. Pero el partido debe mantener en ese acercamiento su identidad y su capacidad de operación política, al tiempo de que Meade debe asumir compromisos partidarios mientras que conserva lo que es su oferta política: su perfil ciudadano”.

JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ / Excélsior

“José Antonio Meade y el primer error del PRI. La esquizofrenia priista nacional orilla al jefe máximo de ese partido a elegir a un candidato sin credencial tricolor (no vayan a creer que trae las mismas mañas) y luego lo unge lo más rancio del sindicalismo anacrónico más detestable y de lo más entelarañado y vicioso del PRI. En su primer día, Meade se esmeró por dejar atrás, en menos de tres horas, el perfil que lo hacía interesante al electorado antipejista e incluso propanista que lo podía ver como opción. El no priista se inyectó sangre de dinosaurio en exceso”.

IVABELLE ARROYO / El Informador

“Potencialmente, José Antonio Meade tiene todo para ser un buen Presidente de México (subrayo lo de “potencial” porque, a lo largo ya de varios años de analizar la política, cada vez más creo que el poder aturde a los inteligentes y enloquece a los tontos). El problema, para Meade, es que para llegar a Los Pinos, primero, tiene que ganar las elecciones del primero de julio del año que viene. Sabemos que ha sido un funcionario eficaz y honesto. Lo que no sabemos es qué tan buen candidato será, por una razón elemental: nunca ha hecho campaña en toda su vida”.

LEO ZUCKERMANN / Excélsior

“Enrique Peña Nieto ya jugó su ficha. En un momento en que en el mundo el establishment está viviendo su peor momento de desprestigio porque todo lo que suena a sistema e instituciones parece podrido, en un momento en que en México se reclama por encima de todo que se detenga la corrupción, el Presidente de México ha optado como candidato a sucederlo a José Antonio Meade, intocado por la corrupción y presentado como orgullo del establishment”.

CARLOS LORET DE MOLA / El Universal

“El PRI que arropará a MeadeKuribreña cuenta con 6.3 millones de electores al que sumaría 300 mil PVEM y 310 mil 997 de Encuentro Social que junto con sus sectores Popular y Obrero confía alcanzar 19 millones de sufragios en 2018, “suficientes para superar a Morena” aseguró Enrique Ochoa Reza”.

FEDERICO LAMONT / El Sol de México

“Ahora viene el tiempo de las precampañas, de la distribución de los anuncios de medios electrónicos, la batalla por la pantalla, las limaduras al interior del partido en el cual se espera de todos la misma reacción de Miguel Ángel Osorio Chong: disciplina, unidad y, en algunos casos, resignación y vista al frente.

“El gran espectáculo de la política nos captura a todos. Hoy ya aparece en el horizonte un nuevo sol sobre cuyas virtudes nos enteraremos con exceso en los días por venir.

“Y allá, en una esquina, sonriente y melancólico, Luis Videgaray revisa su colección de periódicos… y lee la noticia dedicada a los despistados, bien despistados…”

RAFAEL CARDONA / La Crónica de hoy

“Con los bajos niveles de aceptación que tiene el primer mandatario, será necesario que Meade logre separarse de la imagen del presidente Peña pero, al mismo tiempo, defienda la continuidad del proyecto reformista.

“La tarea no es nada sencilla. Por eso, hay muchos analistas que piensan que con cualquier candidato el PRI perdería la elección y otros más que señalan que el perfil de Meade, el primer no priista de la historia que será postulado, no es competitivo frente a un personaje como López Obrador”.

ENRIQUE QUINTANA / El Financiero

Y como diría Raúl Velasco, aún hay más… ¡muchísimo más!

Dejar respuesta